BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 04/068
7 de septiembre de 2004
 

Las misiones de paz alcanzan niveles nuevos, afirma el Secretario General de la ONU
 


(Naciones Unidas, Nueva York, a 7 de septiembre).- La cantidad y la magnitud de las operaciones de paz de Naciones Unidas se están aproximando al que podría considerarse como su nivel más elevado en la historia. Por una parte, mejoran las posibilidades de solución de conflictos pero también estiran al máximo las capacidades del sistema, según informó hoy el Secretario General, Kofi Annan, a la Asamblea General.

"El aumento en la demanda de operaciones de paz de las Naciones Unidas que se ha observado en el 2004 representa un reto que no se había visto desde el rápido incremento en la escala y complejidad de las operaciones en la década de los 90s", señala el Secretario General, en su informe anual sobre la ejecución de la Declaración del Milenio acordada en el año 2000.

La ONU, ha fortalecido la capacidad de su Sede para apoyar misiones de paz, y actualmente administra 17 operaciones, incluyendo algunas en entornos políticos complejos y frágiles como Afganistán, Etiopia, Eritrea, Georgia y Kosovo. Las fuerzas de las Naciones Unidas se están retirando de una Sierra Leona estable, donde han ayudado al Gobierno a consolidar la paz. Las Naciones Unidas están reduciendo su presencia según lo planeado en Timor Leste, después de que las fuerzas de mantenimiento de la paz contribuyeron a la independencia del país.

Durante el año pasado también se autorizaron nuevas operaciones en Liberia, Cote d'Ivoire, Haití y Burundi, y se está planeando una misión substancial en Sudán. El Secretario General está tratando de fortalecer de manera significativa la misión de paz en la Republica Democrática de Congo para asegurar que el progreso logrado hasta ahora en el proceso de paz no sufra una marcha atrás.

El Secretario General estima que se requerirán más de 30,000 efectivos adicionales para hacer frente a las crecientes demandas en aumento de operaciones de paz, además de los casi 50,000 que se encuentran actualmente desplegados. Ello podría significar que más tropas y policías civiles servirían como cascos azules que durante el momento más activo de las operaciones de paz en 1993, cuando estuvieron en servicio 78,000 uniformados, conforme a cifras del Departamento de las Operaciones de Paz de las Naciones Unidas.

Compromisos indispensables antes de la expansión
Si bien el aumento en la demanda de misiones de las Naciones Unidas se percibe positivamente como una señal de las nuevas oportunidades para la paz, el Secretario General advierte que para cada operación se requieren compromisos políticos, financieros, materiales y humanos y una estrategia clara de salida.

Las Naciones Unidas están buscando apoyo para el mantenimiento de la paz por parte de los países desarrollados y de los países en desarrollo, insistió el Secretario General. Si bien es posible encontrar tropas, el informe señala que existen grandes faltantes en las capacidades militares especializadas, como el apoyo táctico desde el aire y en las facilidades médicas de campo, así como una escasez de la policía franco-parlante y una disminución de las reservas para el mantenimiento de la paz.

El Secretario General de las Naciones Unidas también resalta la necesidad de trabajar de manera sólida y continua con las instituciones locales para impulsar el desarrollo económico sostenible y el bueno gobierno, así como el predominio de la ley.

"La comunidad internacional debe estar consciente de la necesidad de respetar y hacer valer el predominio del derecho internacional, en todas las esferas, desde el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, hasta la gestión del comercio internacional y la protección de los derechos humanos", indica el Secretario General en su informe, el cual es un análisis anual sobre el seguimiento de las metas convenidas por los jefes de Estado y Gobierno que participaron en la Cumbre del Milenio realizada en septiembre del año 2000 en Nueva York.

En otras secciones del informe, el Secretario General sostiene que la respuesta mundial contra las drogas y el crimen transfronterizos ha sido reforzada por la entrada en vigor, en septiembre de 2003, de la Convención de las Naciones Unidas contra el Crimen Organizado Transnacional, y su ratificación por 82 Estados, así como por la adopción y la apertura a la firma de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción en diciembre 2003 en Mérida, México.

Hoy en día, el crimen organizado adopta la apariencia de los complejos conglomerados de negocios, mientras que las estructuras jerárquicas como las "familias" y los cárteles están desapareciendo, señala el informe. La diversificación de las actividades criminales y las estructuras descentralizadas hacen más difícil la aplicación de la ley. Asimismo, las redes criminales están aprovechándose de los conflictos civiles y de la inestabilidad política, así como de las oportunidades para servir a las organizaciones terroristas.

El informe también destaca que la frecuencia de los desastres naturales, y su impacto en los pobres y vulnerables, parece estar en aumento. Tan sólo en el 2003, 75,000 personas perdieron la vida en 700 incidentes naturales, incluyendo los terremotos de Bam y Argelia. Seiscientos millones de personas fueron afectadas, y las perdidas económicas combinadas se estiman en un monto superior a los $65 mil millones. Algunas tendencias, como el aumento del nivel medio del mar, las extremas variantes en las temperaturas y la precipitación pluvial, así como los cambios en los patrones de producción agrícola, sugieren que el peligro continuará.

Afortunadamente, la comunidad internacional está aplicando nuevas estrategias para prevenir los desastres y para disminuir el riesgo. Las inundaciones extendidas por el sur de Asia en julio, a pesar de ser severas, fueron menos destructivas que las inundaciones previas, debido a la preparación y a la capacidades de respuesta locales. Al abordar los obstáculos estructurales que frenan la seguridad alimentaria en el Cuerno de África se logró combatir una hambruna mayor causada por el ciclo de sequía que comenzó en el 2002.

El informe anual del Secretario General incluye también una evaluación del progreso mixto que se ha logrado en la realización de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (véase el comunicado de prensa sobre el tema).

Para mayor información, puede comunicarse con Susan Manuel de la Sección de Paz y Seguridad del Departamento de Información Pública, tel. (1-212) 963-1262, e- mail: manuels@un.org.


Producido por el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas, DPI/2362-D

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial