BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 04/067
7 de septiembre de 2004
 

Continúan existiendo áreas de crisis, a pesar de los avances en las metas mundiales para reducir la pobreza, señala la ONU
 


(Naciones Unidas, Nueva York, 7 de septiembre) Los países en desarrollo están logrando reducir la pobreza extrema, ampliar el acceso a la educación primaria, aliviar las enfermedades y la hambruna en varias regiones del mundo. Ello en su intento por lograr los objetivos acordados en el año 2000 en la Declaración del Milenio, según indica un informe anual sobre el progreso en la ejecución de los objetivos de desarrollo presentado hoy por el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan,

Desde 1990, en el este, sudeste y en la región meridional de Asia, mas de 200 millones de personas han dejado de vivir en condiciones de extrema pobreza (es decir, con ingresos menores a un dólar diario). Asimismo, el informe muestra señales de progreso en los países de África del Norte los cuales podrían recortar a la mitad sus índices de pobreza extrema para el año 2015. Las tasas de ingreso a la educación primaria se encuentran por arriba del 90% en América Latina y el Caribe, mientras que en la mayor parte de Asia, el norte de África y la Comunidad de Estados Independientes (antes la Unión Soviética) se encuentra cerca de alcanzar el objetivo de una matrícula escolar universal acordado para el 2015. La hambruna está retrocediendo en todas las regiones del mundo desde 1990, sin embargo, no disminuye en todo el mundo a una tasa lo suficientemente apropiada para alcanzar el objetivo de reducir la pobreza extrema a la mitad antes del 2015. Por otra parte, de acuerdo con estadísticas muy recientes, existe un avance importante en el acceso a mejores recursos de agua.

"En sólo cuatro años, los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio derivados de la Declaración del Milenio han transformado el rostro de la cooperación mundial para el desarrollo", señala el informe. "El amplio consenso mundial en torno a metas claras, medibles y con fechas límite ha generado acciones coordinadas y sin precedentes."

Pero la ONU advierte que el progreso ha sido muy difícil para las naciones mas pobres: aquellas sin acceso al mar, las menos desarrolladas, y aquellas que están en el África sub-sahariana. En muchos casos, existe un rezago significativo y en ocasiones incluso se han presentado retrocesos. En gran parte del mundo, prevalece una lamentable falta de progreso en la supervivencia infantil y se mantienen elevadas las tasas de mortandad materna y la mejoría en los servicios de salud es lenta.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio definen metas para alcanzar el progreso en ocho áreas: pobreza y hambre, enseñanza primaria, igualdad de género, mortandad infantil, salud materna, enfermedades, medio ambiente y asociación mundial para el desarrollo. Muchas de las metas demandan mejoras sustanciales para el 2015, comparadas con la situación en 1990.

Reorganizando el desarrollo
Muchos países en desarrollo se encuentran en el proceso de reestructurar sus programas y estrategias de desarrollo para que estén en la misma línea que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). De acuerdo con el informe, por lo menos 65 países y 5 regiones o sub-regiones han publicado informes enfocados en la medición del progreso en el cumplimiento de los ODM.

La preparación de los informes sobre los ODM ha evolucionado, de ser borradores elaborados por grupos pequeños hasta convertirse en procesos en los que los gobiernos están iniciando debates nacionales e incorporando los ODM como parte de las prioridades y circunstancias nacionales, dice la ONU. Esto ha resultado en un sentido más fuerte de apropiación nacional y ha ocasionado que las decisiones políticas y los esfuerzos de planeación se concentren gradualmente en torno a un grupo definido de aspiraciones de desarrollo.

El trabajo de las Naciones Unidas a nivel de país también ha sido reformado bajo la coordinación del Grupo de Desarrollo de Naciones Unidas y en colaboración con los gobiernos de los países en desarrollo y la sociedad civil.

Una asociación internacional
La responsabilidad fundamental del Objetivo número ocho recae en los países desarrollados, pues trata temas como el comercio, la ayuda y la condonación de deudas. Según el informe de las Naciones Unidas, el progreso alcanzado en este Objetivo, como en los siete primeros, es mixto.

Respecto a las negociaciones dentro de la Organización Mundial de Comercio, los países desarrollados son criticados por la falta de voluntad para permitir un campo de acción balanceado para los países en desarrollo con el fin de que estos últimos utilicen sus ventajas comparativas, en particular las agrícolas y textiles. La decisión de la Unión Europea para permitir la importación libre de impuestos de "Todo menos Armas" provenientes de los países menos desarrollados y la Ley de Crecimiento y Oportunidad para África adoptada por los Estados Unidos, se han calificado como pasos positivos, pero con pocos resultados hasta ahora.

La asistencia oficial para el desarrollo (AOD) ha aumentado sustancialmente desde la Cumbre del Milenio. En el 2000, la asistencia total representaba un flujo pequeño, de $52,400 millones de dólares en términos reales. En sólo dos años, para el 2003, la AOD alcanzó un máximo histórico, en términos reales y nominales, de $68,500 millones de dólares (una cifra ligeramente inflada por la depreciación del dólar americano y que también refleja las situaciones extraordinarias en Afganistán y en Iraq). Cinco países- Bélgica, Francia, Irlanda, España y el Reino Unido- se han comprometido para mejorar su asistencia para el desarrollo con el fin de alcanzar la meta de Naciones Unidas de destinar el 0.7% del Ingreso Nacional Bruto a la AOD, con lo cual se unirían a Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega y Suecia. A pesar de que los Estados Unidos asignan a la asistencia un porcentaje menor de sus ingresos, continua siendo el mayor donante del mundo y ha aumentado sus desembolsos sustancialmente, incluyendo los fondos asignados bajo los términos de la nueva Cuenta para el Reto del Milenio.

Sin embargo, el informe señala, que las estimaciones presentadas por Grupos como el Panel de Alto Nivel sobre Financiación para el Desarrollo, encabezado por el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo, fijan en $100 mil millones de dólares la cantidad total de asistencia oficial para el desarrollo necesaria para ayudar a los países en desarrollo a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La razón de deuda de las 37 naciones elegibles para el programa de alivio a los Países Extremamente Endeudados descendió de 109% de los Ingresos Nacionales Brutos en 1997 a un 86% en el 2002. Pero el informe establece que "se debe acelerar la ayuda, tomando en cuenta la evidencia de que los países han utilizado los fondos de alivio de la deuda para invertir en áreas enfocadas a los ODM, tales como la salud y la educación", también se propone ampliar la elegibilidad como País Extremamente Endeudado para incluir a países con ingresos altos y medianos que pasen por situaciones de crisis económica aguda.

Este año, el informe anual sobre el progreso en los ODM precede a un informe más amplio que presentará el Secretario General a principios del 2005, y a una reunión de alto nivel de la Asamblea General sobre la Declaración del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio programada para septiembre del 2005.


Para mayor información, favor de comunicarse con Tim Wall de la Sección de Desarrollo del Departamento de Información Pública, tel. (1-212) 963-5851, e-mail wallt@un.org.


Producido por el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas, DPI/2363-D

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial