BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 04/062
19 de agosto de 2004
 

Continuamos tratando de sobreponernos al terror del atentado en Bagdad, Annan
 


Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, con ocasión del primer aniversario del atentado contra la sede de las Naciones Unidas en Bagadad, 19 agosto de 2004:

Lo que sucedió en Bagdad hace hoy un año fue una tragedia personal, sobre todo para las familias y los seres queridos de las 22 personas que murieron y de las que sufrieron graves heridas, sean éstas físicas, psicológicas o emocionales. Fue también una tragedia personal para todos y cada uno de nosotros, porque perdimos a amigos queridos y colegas cercanos y porque se trató de un atentado directo contra la bandera azul y contra quienes hemos dedicado nuestras vidas a las Naciones Unidas. Todos nosotros hemos luchado, y lo seguimos haciendo, para sobreponernos a ese horror.

La violencia y la intimidación le son desconocidas al sistema de las Naciones Unidas, y hemos llorado la pérdida de cientos de colegas a lo largo de los años. Pero el ataque al Hotel Canal nos puso cara a cara con un peligro nuevo y más intimidatorio: el peligro de que, como funcionarios de las Naciones Unidas, tal vez nos hayamos convertido en uno de los blancos principales de la violencia política. Estamos ahora batallando, por solucionar cuestiones angustiosas y fundamentales. Nuestra labor es con las personas. Debemos ser capaces de llegar a ellas, y ellas deben ser capaces de llegar a nosotros. ¿Cómo equilibrar esta necesidad de apertura con la necesidad de seguridad en el mundo de hoy? ¿Cómo realizar operaciones en lugares donde mucha gente quiere y espera que la ayudemos -y esto incluye al Consejo de Seguridad- pero hay algunos decididos a entorpecer nuestra labor a cualquier precio? ¿Estamos siendo testigos de un cambio de paradigma, o de una etapa trágica que pasará?

Las familias y los seres queridos de nuestros colegas caídos, así como las de los supervivientes y los heridos en ese día terrible, han hecho acopio de una fortaleza y un coraje extraordinarios para sobrevivir este año pasado. Su dura prueba continúa, y el sistema de las Naciones Unidas les apoyará en su dolor y sufrimiento. Mi propia agonía, desánimo y sentimiento de pérdida han sido profundos, no sólo como amigo, sino también como la persona responsable en última instancia del bienestar y la seguridad del personal de las Naciones Unidas. Ruego también que, no importa el tiempo que lleve, se haga rendir cuentas a los responsables, y que no salgan impunes de este asesinato a sangre fría.

En este triste aniversario, rindamos tributo a las víctimas y expresemos nuestras condolencias y nuestra solidaridad a todas las personas que han perdido a un ser querido.

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial