BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/046
19 de junio de 2006
 

MENSAJE DEL ALTO COMISIONADO EN
EL DIA MUNDIAL DEL REFUGIADO
20 DE JUNIO

 

Mensaje del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Ruud Lubbers, en ocasión del Día Mundial del Refugiado (20 de junio):

Imagine cómo sería ser un refugiado, forzado a huir de la persecución, la guerra civil o la violencia y abandonar todo lo que le pertenece: su hogar, su familia y sus amigos. Y de un momento a otro encontrarse en un país extranjero dependiendo de la protección y la ayuda de otros. Imagine la sensación de soledad, desamparo e incertidumbre por el futuro.

Sin embargo, si hay un rasgo común entre los diez millones de refugiados, a quienes la Agencia para los refugiados de las Naciones Unidas ha ayudado en los últimos 55 años, es el hecho de que a pesar de perderlo todo, nunca abandonan la esperanza.

En este Día Mundial del Refugiado 2006, honramos a los refugiados y a las personas desplazadas en todo el mundo, que con la fuerza de la esperanza han superado enormes dificultades para recomenzar sus vidas. Cada refugiado tiene una historia diferente, pero la que todos comparten es la historia del triunfo de la esperanza sobre la desesperación.

Su tenacidad y valor fortalecen el trabajo de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados. A menudo nos preguntan cómo podemos hacer frente año tras año a la dura realidad de nuestro trabajo sin desalentarnos. Y nuestra respuesta es simple: Si los refugiados se niegan a perder la esperanza, ¿cómo podemos perderla nosotros?

Su perseverancia inspira a todos los que trabajamos con ellos, haciendo todo lo posible por encontrar soluciones para que ellos puedan continuar con sus vidas. Estas soluciones incluyen la repatriación voluntaria a su país de origen una vez que las condiciones lo permitan, o si esto no fuera posible, se opta por la integración en el país del primer asilo o el reasentamiento a un tercer país.

A su vez, la perspectiva de tales soluciones permite que los refugiados mantengan su esperanza de un futuro mejor. Durante los últimos 55 años, el ACNUR y sus socios han ayudado a más de 50 millones de personas desarraigadas a recomenzar sus vidas y ese trabajo continúa ahora en más de 100 países.

Por desgracia, más de 5 millones de refugiados han estado en el exilio por años y algunos de ellos por décadas. Mantener viva su esperanza es responsabilidad de todos, incluyendo a los líderes internacionales que deberían hacer más para resolver estas situaciones y enfrentar las causas de los conflictos y del desplazamiento.

Todos podemos poner de nuestra parte para mantener la esperanza de las personas desarraigadas, desde una simple sonrisa de bienvenida a los refugiados en nuestras comunidades, al apoyo de los individuos, los negocios y los gobiernos a las actividades de campo que realizan las agencias humanitarias que se ocupan de las personas refugiadas y desplazadas internas. El Día Mundial del Refugiado es parte de ese esfuerzo común, es por eso que el 20 de junio nos reuniremos en las ciudades, pueblos, campamentos de refugiados y muchos rincones del mundo para hacer un homenaje a la esperanza y el valor de los refugiados en el mundo y para asegurarles que no nos olvidamos de ellos.




Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial