BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/026
2 de mayo de 2003
 

Mensaje del Secretario General
en ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa
(3 de mayo de 2003)

 



En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, reafirmamos el derecho de la prensa de hacer su trabajo. No podremos alcanzar la paz, a menos que las ideas y la información puedan viajar libremente al interior de los países y a través de las fronteras. Cuando se impone la censura, la democracia y el desarrollo pierden. Una prensa libre e independiente vital para las sociedades fuertes y funcionales y un motor del progreso.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa también es una ocasión para recordar a tantos periodistas que pierden su vida mientras llevan a cabo su misión. Ahora, nuestros pensamientos deben de estar con los 14 periodistas que murieron y los dos todavía desaparecidos durante la guerra en Iraq. Aún no conocemos y quizás nunca conozcamos, las circunstancias exactas de sus muertes.

Lo que sí sabemos, gracias al Comité para la Protección de los Periodistas, es que a pesar de lo peligrosa que puede ser la guerra para quienes la cubren, la mayoría de los periodistas que mueren en el cumplimiento del deber son asesinados deliberadamente, de manera individual, por exponer casos de corrupción o de abuso de poder; por oponerse a intereses particulares, legales o ilegales; en resumen, por hacer su trabajo.

Los periodistas también son encarcelados por las mismas razones. De acuerdo con el Comité, 136 estaban en prisión a finales del 2002. Cientos más se enfrentan a acoso, intimidación y agresión física. Además de las tragedias individuales de estos periodistas, tales actos pueden tener un efecto negativo a gran escala en la sociedad, limitando la libertad de expresión y el debate. Tales ataques no se deben tolerar y sus autores deben de ser llevados a juicio.

Este año, el Día Mundial de la Libertad de Prensa se celebra en un momento en el que la prensa está lidiando con las complejidades de su papel en el conflicto armado y tratando de definir las prácticas profesionales así como las normas éticas que deben de guiar a los medios de comunicación en la cobertura de la guerra y de su continúa responsabilidad después del conflicto.

El periodismo siempre involucra decisiones difíciles, pero los tiempos de guerra elevan el nivel de intensidad, colocando al periodista en un campo de temas explosivos: objetividad versus propaganda; escepticismo versus chauvinismo; imágenes que muestren todo un contexto versus aquellas que solo muestran un evento aislado; la lucha de los periodistas por balancear la objetividad con los beneficios de acceso al ser integrados a las tropas; la necesidad de dar a conocer el impacto del conflicto, sobre todo en la población civil, sin mostrar imágenes de muerte y sufrimiento que son una ofensa a la dignidad humana; y si el exceso de la cobertura termina por disminuir nuestra capacidad para sentir, para interesarnos y para actuar.

Un tema que particularmente preocupa mucho a las Naciones Unidas es el de la selectividad: nos preguntamos ¿por qué algunos temas y situaciones atraen a la cobertura periodística, mientras otros de aparentemente igual importancia no logran llamar la atención de las masas?

No hay respuestas sencillas a tales preguntas. Mientras lidiamos con ellas, me gustaría utilizar este Día Mundial de la Libertad de Prensa para hacer un llamado a la acción en al menos un asunto, de gran importancia, que nos concierne a todos: me refiero al uso de los medios de información para provocar el odio. En Rwanda, en Bosnia y en Herzegovina el mundo vio genocidio y crímenes contra la humanidad provocados en parte por campañas de odio nacionalistas y etnocentristas difundidas por los medios de comunicación de masas.

Más recientemente, en Côte d'Ivoire, muchos medios de comunicación comenzaron a utilizar lo que se consideró como mensajes xenofóbicos, manipulación política, acusaciones no confirmadas y provocaciones violentas contra individuos y grupos, especialmente de origen foráneo. La situación ha mejorado un poco, pero el mundo ha visto nuevamente que el mal uso de la información puede tener consecuencias mortales.

El proceso realizado por el Tribunal Penal Internacional para Rwanda, en contra de los principales involucrados en la promoción de genocidio por medio de la Radio-Télévision Mille Collines es un paso hacia delante. Pero lo que realmente importa es que tengamos éxito en prevenir tales provocaciones en el futuro. El mejor antídoto es el desarrollo de una prensa libre e independiente que cubra las necesidades de toda la sociedad.

Las Naciones Unidas están trabajando estrechamente con los medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales en varios países para apoyar una transmisión objetiva así como iniciativas dirigidas a promover estándares profesionales y el libre intercambio de información. Necesitamos más acuerdos de colaboración como estos y necesitamos mantenerlos a largo plazo.

La Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, cuya primera parte tendrá lugar en Ginebra en el mes de diciembre, puede en gran parte contribuir a la causa de libertad de prensa. El término "Sociedad de la Información" intenta reflejar los nuevos contornos de nuestra época. Otros la han llamado la era digital, o la era de la información.
Cualquiera que sea el término que utilicemos, la sociedad que construyamos debe de ser abierta y plural. Una sociedad en la que todas las personas, en todos los países, tengan acceso a la información y al conocimiento.

La prensa puede hacer más que nadie para ayudarnos a alcanzar este objetivo y cerrar la brecha digital. Los medios de información también se pueden beneficiar de la Cumbre, si impulsa un fuerte compromiso por parte de los líderes mundiales para defender la libertad de prensa. Espero que la prensa cubra este evento con toda la energía de su profesión.


www.nacionesunidas.org.mx

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial