BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/078
08 de septiembre de 2003
 

KOFI ANNAN LLAMA A LA "UNIDAD DE PROPOSITO ALREDEDOR DE UNA AGENDA DE SEGURIDAD COMUN"
 

El Consejo de Seguridad debe "volver a ganar la Confianza de los Estados y de la opinión pública mundial".

En un informe publicado hoy, Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, pide a las naciones del mundo volver a forjar su unidad después de las divisiones de la guerra de Irak, acordando entre ellas cuáles son las principales amenazas que enfrenta la humanidad, y no retroceder ante una reforma radical de la ONU en sí misma, así como de otros organismos internacionales, si esto es necesario para hacerlos más efectivos.

El informe aparece a dos semanas del “Debate General” anual de la Asamblea General de la ONU, en el cual se espera que muchos líderes del mundo tomen parte. El Sr. Annan ha escrito a todos los líderes del mundo urgiéndolos a que participen de la Asamblea General este año, y a que vengan provistos de ideas acerca de maneras para hacer que el sistema internacional funcione mejor.

El informe de hoy “Informe sobre la Implementación de la Declaración del Milenio 2003”, tiene claramente la finalidad de establecer la escena para ese Debate. Comienza con una referencia al “desastre mayor” que aconteció a las Naciones Unidas el 19 de agosto, cuando su Sede en Bagdad sufrió un atentado y 22 personas perdieron la vida, incluyendo a Sergio Vieira de Mello, Representante Especial del Secretario General para Irak.

El Sr. Annan describe ese ataque como “un directo desafío a la visión de la seguridad global, enraizada en la Carta de las Naciones Unidas”, la cual inspiró a la Declaración del Milenio aprobada por todos los líderes del mundo en la Cumbre del Milenio hace exactamente tres años. El Secretario-General ve al atentado, dice, como el último de una serie de hechos que hacen que el consenso expresado acerca de la paz y la seguridad mundial aparezca como “menos sólido de lo que era hace tres años”.

En el frente del desarrollo, el Informe es más positivo. Los Objetivos de Desarrollo en la Declaración del Milenio pueden todavía ser alcanzados antes de la fecha límite de 2015, dijo, si durante los restantes doce años “mantenemos e incrementamos el ritmo que ha sido generado”. Pero, advierte el Secretario General, “permanecen en pie graves dudas sobre si los Estados Miembros están suficientemente determinados a actuar” dentro del consenso que han alcanzado.

Y en el área de derechos humanos y democracia, dice “existe el peligro de que retrocedamos frente a los importantes beneficios” alcanzados durante la década de 1990, dado que los derechos humanos padecen la presión tanto del terrorismo como de los métodos usados por los Estados para combatirlo.

En el capítulo de paz y seguridad -el más largo del Informe- el Secretario General advierte que “la arquitectura de la seguridad internacional … debe ser capaz de adaptarse a las necesidades de nuestro tiempo”, pero nota una preocupante falta de consenso acerca de cuales son esas necesidades.

Mientras que algunos Estados se focalizan primariamente en el terrorismo y la expansión de la armas de destrucción en masa, “para mucha gente alrededor del globo, la pobreza, la privación, y la guerra civil permanecen como la más alta prioridad”.

Dice que es “de importancia vital que la comunidad internacional no permita que las diferencias de los meses pasados persistan, y que encuentre unidad de propósito alrededor de una agenda de seguridad común” – la cual, agregó, “sólo puede ser lograda si los Estados, en la persecución de sus intereses nacionales, muestran comprensión y respecto por las realidades globales, y por las necesidades de otros”.

La agenda de seguridad común, prosigue, “debería reflejar un consenso global sobre las mayores amenazas a la paz y la seguridad, sean ellas viejas o nuevas, y sobre nuestra respuesta común”, y “no debería temer frente a la necesidad de mejorar y, donde sea necesario, cambiar la estructura y las funciones de las Naciones Unidas y otras instituciones internacionales”.

En particular, el Secretario General dice, el Consejo de Seguridad necesita “recuperar la confianza de los Estados y de la opinión pública mundial”, y estará en mejores condiciones de hacer esto “si es percibido como ampliamente representativo de la comunidad internacional como un todo, y de las realidades geopolíticas del mundo contemporáneo”. El espera, por lo tanto, que los Estados Miembros duplicarán sus esfuerzos para alcanzar un acuerdo sobre la ampliación de la membresía del Consejo.

En el capítulo sobre desarrollo, el Sr. Annan pone particular énfasis en la necesidad de los países desarrollados de alcanzar sus compromisos hacia el mundo en desarrollo en las áreas de comercio, alivio de la deuda y asistencia.

Dice que el éxito o el fracaso de todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio dependen de esto, y que los países desarrollados deberán establecer fechas límites para cumplir sus compromisos, de esto, y que los países desarrollados deberán establecer fechas límites para cumplir comparable al objetivo de 2015 para resultados tales como reducir a la mitad la pobreza extrema y el hambre.

En el capítulo de derechos humanos, democracia y gobernabilidad, advierte que “la tolerancia es demasiado a menudo la primera víctima de la ‘guerra del terror’, la cual es ampliamente percibida, especialmente entre los musulmanes, como una guerra contra el Islam”. Y agrega que “mayor respeto por los derechos humanos, juntamente con democracia y justicia social, serán en el largo plazo la más efectiva profilaxis contra el terror”.

Este capítulo también cubre los derechos de las mujeres con algún detalle. “Lo mejor que uno puede decir,” dice el Sr. Annan, “es que hay un incremento en la conciencia global de los temas que afectan los derechos de la mujer. Pero a nivel de los países, hay poco progreso y en muchos casos aún los derechos ya alcanzados están bajo amenaza”.

El Informe concluye con un capítulo sobre el “refortalecimiento de las instituciones multilaterales”, en el cual el Secretario General solicita un “duro examen” de la arquitectura existente de las instituciones internacionales y, en particular, una revisión de los principales órganos de la ONU en sí mismos –no sólo el Consejo de Seguridad sino también la Asamblea General, el Consejo Económico y Social y quizá el Consejo de Administración Fiduciaria (un cuerpo que no ha tenido nada que hacer desde que los territorios fiduciarios de las Naciones Unidas - principalmente colonias de los ejes de poder de la Segunda Guerra Mundial- lograron su independencia, pero el cual, sugiere el Sr. Annan, “podría ser reexaminado a la luz de nuevas formas de responsabilidad dadas a las Naciones Unidas por sus Estados Miembros en años recientes”).

Texto completo del Informe

Folleto explicativo de los "Objetivos de Desarrollo del Milenio"

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial