BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/097
17 de octubre de 2003
 

Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza
Ricos y pobres deben dedicarse por igual a erradicar la pobreza, afirma Kofi Annan

 


Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (17 de octubre de 2003):

Ayer conmemoramos el Día Mundial de la Alimentación. Hoy, conmemoramos el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Este año, estamos llevando a cabo eventos conjuntos en reconocimiento a los vínculos cercanos entre el hambre y la pobreza.

Aproximadamente, 1,200 millones de personas luchan para sobrevivir con menos de un dólar al día. Además, cerca de 840 millones sufren la tortura del hambre y otras 24,000 personas, en su mayoría niños, mueren cada día a consecuencia de ésta. Las personas hambrientas son más susceptibles a las enfermedades y también su capacidad laboral se ve disminuida. El hambre también deteriora la habilidad de aprendizaje en los niños, con consecuencias que se manifiestan incluso después de la infancia.

No hay tiempo que perder si queremos alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio - acordado por todos los países del mundo - de reducir a la mitad la proporción de las personas que viven con menos de un dólar por día y la proporción de las personas que sufren por hambre antes del año el 2015.

Lograr dicha meta -y todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio - depende de muchas cosas. Pero ninguna es más vital que fraguar una verdadera participación mundial para el desarrollo, que es en sí una de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Dicha participación requiere no sólo de reformas audaces de parte de muchos países en desarrollo, sino también de acciones concretas por parte de los países desarrollados.

Un componente esencial es un sistema de comercio que sea a su vez libre y equitativo. El fracaso de la reciente reunión de la Organización Mundial del Comercio en Cancún para alcanzar acuerdos en la reducción y eliminación de barreras arancelarias y no arancelarias es fuente de gran preocupación. Estas barreras cierran los mercados de países desarrollados a muchos países en desarrollo, deteniendo el crecimiento, limitando las oportunidades y matando de hambre a millones de personas que quieren comerciar para salir de la pobreza.

Las conferencias de Monterrey y Johannesburgo sobre financiamiento para el desarrollo y sobre el desarrollo sostenible también establecen parámetros clave y compromisos para construir una alianza mundial a favor del desarrollo. Se ha logrado cierto progreso, pero se necesita hacer mucho más para alcanzar estas metas.

Un mundo que no está avanzando hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio, un mundo estancado por la falta de alimento, en el cual abundan las enfermedades y la desesperación de la pobreza, no puede ser un mundo donde reine la paz.

En este día, en el que resaltamos el vínculo entre la pobreza y el hambre, recordemos también el vínculo entre desarrollo y paz. En este espíritu, esperemos que ricos y pobres reestablezcan su compromiso por igual para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial