BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/090
26 de septiembre de 2003
 

patrimonio inmaterial, diversidad cultural, plurilingüismo y genética, entre los temas de la conferencia general de la unesco

 

 

París, 25 de septiembre - Entre los temas más importantes que va a tratar el órgano supremo de la UNESCO, la Conferencia General, en su 32ª reunión que se celebrará del 29 de septiembre al 17 de octubre en París, figuran la salvaguarda del patrimonio inmaterial, la diversidad cultural, el plurilingüismo en Internet y los datos genéticos humanos. Entre los 3.000 participantes, habrá cinco jefes de Estado y más de 300 ministros.

Uno de los eventos más notables de esta 32ª reunión será el retorno de los Estados Unidos de América a la UNESCO, tras una ausencia que se remonta a 1984. Aunque la decisión de volver a formar parte de la Organización - que fue anunciada por el Presidente George W. Bush en septiembre de 2002 - sólo será efectiva el 1º de octubre, el 29 de septiembre se celebrará una ceremonia en el transcurso de la cual se izará la enseña estadounidense en presencia de Laura Bush para que ondee junto con las banderas de los demás Estados Miembros. Con el regreso de los Estados Unidos y la reciente adhesión de Timor Leste en junio de este año, el número de Estados Miembros de la UNESCO ascenderá a 190. De todos los países que abandonaron la Organización, Singapur es el único que no ha vuelto todavía a reincorporarse a las filas de sus Estados Miembros.

Los jefes de Estado que participarán en esta reunión de la Conferencia General son: la Presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, y el Presidente de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, que asistirán a la sesión de apertura del 29 de septiembre; el Presidente del Kirguistán, Askar Akaev, que estará presente el 6 de octubre; y los Presidentes de Francia y Perú, Jacques Chirac y Alejandro de Toledo, que se dirigirán a la asistencia el 14 de octubre.

En esta 32ª reunión de su Conferencia General, la UNESCO está llamada a desempeñar su función normativa porque se propondrá la adopción de textos jurídicos de diversa índole - declaración, convención o recomendación - y se decidirá si se empiezan a elaborar otros más.

En el ámbito de la cultura, la Conferencia examinará un anteproyecto de convención internacional para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial. Este nuevo texto jurídico, que complementará la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural de 1972 sobre los monumentos y sitios naturales, se refiere a las tradiciones y expresiones orales - comprendida la lengua en su calidad de vector del patrimonio cultural -, así como a las artes escénicas, prácticas sociales, rituales, acontecimientos festivos, tradiciones artesanales y conocimientos teóricos y prácticos sobre la naturaleza y el universo. Para defender este patrimonio especialmente vulnerable, el proyecto prevé que los Estados Partes en la Convención elaboren catálogos nacionales y que la UNESCO establezca dos listas: una representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad; y otra en la que se consigne el patrimonio de este tipo que exige ser protegido con apremio. En la primera de esas dos listas se inscribirán las Obras maestras del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad que la UNESCO viene proclamando desde 2001.

Asimismo, se debe someter a la aprobación de la Conferencia General un proyecto de declaración de la UNESCO relativa a la destrucción intencional del patrimonio cultural. Los acontecimientos de Afganistán e Iraq ilustran la necesidad de consolidar el arsenal jurídico integrado por la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado y sus dos Protocolos de 1954 y 1999, así como por algunas disposiciones de los Protocolos adicionales de 1977 a las cuatro Convenciones de Ginebra. Aunque este proyecto de declaración no reviste un carácter coactivo, podría inspirar la actuación de los Estados. El texto contempla a la vez las situaciones en tiempo de paz y de guerra, así como los conflictos de índole internacional o local, comprendidos los casos de ocupación extranjera.

Los Estados Miembros tendrán que decidir también si es conveniente elaborar un instrumento normativo internacional sobre la diversidad cultural. En 2001, adoptaron la Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural, en la que se reconocía por primera vez que ésta constituía un "patrimonio común de la humanidad" y se consideraba que su defensa era un imperativo ético concreto, indisolublemente unido al respeto de la dignidad de la persona humana. Pese a su autoridad moral, muchos estiman que esta Declaración adolece de insuficiencias en el presente contexto de la mundialización. De ahí la idea de elaborar un instrumento coactivo - convención - que se refiera a ámbitos culturales específicos, por ejemplo la protección de la diversidad de las expresiones artísticas y los contenidos culturales difundidos por las industrias culturales.

Por lo que respecta a la comunicación y la información, la Conferencia examinará dos textos: el proyecto de recomendación revisado sobre la promoción y uso del plurilingüismo y el acceso universal al ciberespacio y el proyecto de Carta para la preservación del patrimonio digital. En ese proyecto de recomendación, que tiene por objeto garantizar mejor el acceso equitativo a la información y propiciar el desarrollo de sociedades del conocimiento multiculturales, se establecen orientaciones para promover la diversidad cultural y lingüística.

La Carta para la preservación del patrimonio digital reviste la forma de una declaración de principios susceptible de ayudar a los Estados Miembros a elaborar políticas nacionales que permitan la preservación del patrimonio digital y el acceso al mismo. Este patrimonio va en aumento cada día, pero su vulnerabilidad es muy grande ya que suele ser efímero. Se pierden muchos conocimientos y creaciones artísticas elaborados con procedimientos digitales (por ejemplo, páginas de sitios Internet). Esto puede obedecer a la rápida caducidad del material y de los programas informáticos que sirven para crearlos o acceder a ellos, o al mero hecho de que todavía no se ha previsto nada para preservar ese patrimonio digital, ni siquiera en materia de legislación sobre archivos, depósito legal, depósito voluntario o sobre la complicada cuestión de los derechos de autor.

En materia de comunicación, la UNESCO prefiere la noción de "sociedad del conocimiento", que hace hincapié en los contenidos del saber, la diversidad y la participación, a la noción de "sociedad de la información", que se centra excesivamente en la conectividad. La mesa redonda para ministros encargados de la información y la comunicación, que tendrá lugar los días 9 y 10 de octubre, girará en torno a esos dos conceptos. Esta reunión será inaugurada por el Director General de la UNESCO, Koïchiro Matsuura, y los participantes en ella escucharán las intervenciones de Valdas Adamkus, ex Presidente de Lituania, y Adama Samaseku (Malí), Presidente del Comité Intergubernamental para la preparación de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, que se celebrará del 10 al 12 del próximo mes de octubre en Ginebra. El tema de la mesa redonda Hacia sociedades del conocimiento se sitúa en el contexto de la preparación de esa Cumbre.

Esa mesa redonda será precedida por otra destinada a los Ministros de Educación, que versará sobre el tema "Fomentar la calidad de la educación" y tendrá lugar los días 3 y 4 de octubre. La necesidad de mejorar la calidad de la educación se reiteró con motivo de la celebración del Foro Mundial sobre la Educación de Dakar en el año 2000. En un contexto en el que se puede comprobar la existencia de un crecimiento exponencial de la demanda de educación a nivel mundial y, al mismo tiempo, el fracaso de los sistemas educativos en varias regiones del planeta, se plantean de manera apremiante los siguientes interrogantes: ¿Qué es lo que funciona bien en las aulas? ¿Qué se enseña y qué se aprende en ellas? A lo largo de tres sesiones - dedicadas respectivamente a los temas "La calidad de la educación: desafíos y dilemas", "Necesidad de ampliar la definición de la calidad de la educación" y "Cómo provocar el cambio y mejorar la situación" - los participantes en la mesa redonda tratarán de encontrar cuáles son los medios para mejorar el acceso a la educación, a fin de que todos los niños no sólo puedan ir a la escuela, sino que además logren buenos resultados.

Las competencias de la UNESCO en materia de educación le imponen abordar los temas relacionados con la educación física y el deporte. A raíz de una Mesa Redonda de Ministros y Principales Responsables de la Educación Física y el Deporte, que tuvo lugar en enero de 2003, el Consejo Ejecutivo de la UNESCO inscribió en el orden del día de la Conferencia General una propuesta por la que se pide a la Organización que elabore, en cooperación con las Naciones Unidas y sus organismos competentes, así como con el Consejo de Europa, una convención internacional contra el dopaje en el deporte. Si la Conferencia General acepta esa propuesta, en estrecha cooperación con el Comité Olímpico Internacional, la Agencia Mundial Antidopaje y el Comité Consultivo Internacional Intergubernamental contra el Dopaje en el Deporte, se elaboraría un proyecto para someterlo en 2005 a la aprobación de la Conferencia, en el transcurso de su 33ª reunión, y la convención podría estar ultimada antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno 2006 en Turín (Italia).

[Con respecto a las ciencias, los Estados Miembros discutirán también la conveniencia de elaborar un instrumento de bioética de alcance universal. Hoy en día, tanto los especialistas y los encargados de adoptar decisiones como la sociedad civil en general experimentan la necesidad de que existan puntos de referencia éticos universales que abarquen el conjunto de los problemas que se plantean en este ámbito. No obstante, algunos se preguntan si es deseable establecer esos puntos de referencia, o incluso legislar, en un campo en el que los progresos son sumamente rápidos e implican sin cesar nuevas ramificaciones. Tanto el Comité Internacional de Bioética (CIB) de la UNESCO como el Comité Intergubernamental de Bioética (GIGB) se han pronunciado a favor de la elaboración de un texto de ese tipo, si bien han recomendado que no revista un carácter coactivo.

En esta reunión de la Conferencia General, se someterá a la aprobación de los Estados Miembros un texto de alcance más restringido, aunque con múltiples repercusiones en los ámbitos de la medicina y la administración de justicia. Se trata de una declaración internacional sobre los datos genéticos humanos. Estos datos genéticos - recogidos mediante muestras biológicas de sangre, tejidos, saliva, esperma, etc. - ya están aportando respuestas a los interrogantes que se plantean jueces y policías sobre los casos que tienen que tratar. Desde el punto de vista médico, no sólo permiten la realización de pruebas y análisis cada vez más numerosos, sino que además suscitan la esperanza de nuevos progresos en el tratamiento de diversas enfermedades. Por eso, no tiene nada de sorprendente que los bancos de datos genéticos proliferen. No obstante, estos datos plantean también problemas y cabe temer que abran paso a discriminaciones y actos atentatorios contra los derechos humanos y las libertades fundamentales. En el texto que va a examinar la Conferencia General se proponen principios éticos para reglamentar su recogida, tratamiento, almacenamiento y utilización.

Además de llevar a cabo esta importante labor normativa, la Conferencia General tendrá que cumplir la función que le asigna la Constitución de la UNESCO: determinar la orientación y la línea de conducta general de la Organización. Por consiguiente, examinará los distintos informes presentados por el Director General y, en particular, el dedicado a las actividades de la UNESCO en el bienio 2000-2001 y el relativo a la aplicación del proceso de reforma de la Organización. Asimismo, la Conferencia General examinará y aprobará el Proyecto de Programa y Presupuesto 2004-2005, cuyos ejes prioritarios principales son: la educación básica para todos; el agua y los ecosistemas asociados; la ética de la ciencia y la tecnología; la promoción de la diversidad cultural y del diálogo intercultural; y el acceso a la información y al saber. Con respecto al presupuesto propiamente dicho, el Director General presentará un proyecto que parte de la hipótesis de un crecimiento real modesto con un tope presupuestario máximo de 610 millones de dólares. La Conferencia General examinará también un primer esbozo del proyecto de programa y presupuesto para el bienio 2006-2007.

Al igual que en todas sus reuniones anteriores, la Conferencia General, que también se encarga de la elección de los miembros del Consejo Ejecutivo, tiene que renovar la mitad de los puestos de este órgano rector de la Organización. La elección de los miembros del Consejo tendrá lugar el 10 de octubre y se procederá a una segunda votación el 11 de octubre, si fuere necesario. El Consejo Ejecutivo, que actualmente preside la Sra. Aziza Bennani (Marruecos), se reunirá después de la Conferencia General para designar su nuevo Presidente.

Del 26 al 28 de septiembre, inmediatamente antes de la apertura de la Conferencia General, se celebrará un Foro de la Juventud, cuyo tema será La UNESCO y la juventud: un compromiso recíproco. Las conclusiones de este foro se presentarán a la Conferencia.

Durante la Conferencia General se presentará una exposición virtual denominada Construir sociedades del conocimiento, que será inaugurada el 29 de septiembre por el Director General de la UNESCO. En esta exposición - estructurada en torno a cuatro temas: Crear el conocimiento, Transmitir el conocimiento, Compartir el conocimiento y Preservar el conocimiento - la UNESCO muestra de qué manera las tecnologías de la información y la comunicación pueden contribuir al desarrollo. A partir de la fecha su inauguración, la exposición se podrá visitar por medio de Internet (www.unesco.org/webworld/). Asimismo, se presentará en Ginebra durante la celebración de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información.

***

Para cubrir la Conferencia General se necesita una acreditación periodística especial.
Si desean obtenerla, diríjanse a:
Isabelle Le Fournis - Servicio de Prensa de la
Teléfono: +33 (0)1 45 68 17 48 - Fax: +33 (0)1 45 68 56 52

Se puede obtener más información sobre la Conferencia General - comprendidos el calendario y los documentos de trabajo - consultando la siguiente dirección Internet:
www/unesco.org/confgen/index.shtml

* FUENTE: Oficina de la UNESCO en México

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial