BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/017
22 de marzo del 2002
 

a Mundial del Agua, 2003
"La Comunidad Humana debe unirse en un esfuerzo para proteger y compartir el agua de manera equitativa, sostenible y Pacífica", Kofi Annan
 


Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en el Día Mundial del Agua (22 de marzo):

El agua dulce es esencial para tener ecosistemas saludables, un desarrollo sostenible e incluso para lograr la supervivencia humana. Sin embargo, en muchos lugares del mundo todavía se desperdicia el agua, se contamina y el acceso a la misma se da por sentado. En todo el mundo, la contaminación, el consumo excesivo y la deficiente administración del agua están disminuyedo la cantidad y la calidad del agua disponible. La agricultura, en particular, es una de las industrias que causa mayores estragos porque consume la mayor parte de los recursos de agua dulce y a menudo todavía es ineficiente en muchas de sus prácticas rutinarias de uso del agua. La demanda mundial de agua supera ya por mucho el crecimiento demográfico. Si continúan las tendencias actuales, dos de cada tres personas padecerán de escasez moderada a severa de agua en poco más de dos décadas a partir de ahora.

Los pobres de los países en desarrollo son quienes padecen más la escasez. Son ellos quienes carecen de acceso al agua potable, quienes a menudo pagan el precio más alto por el agua, quienes carecen de servicios sanitarios suficientes y quienes tienen menos voz y voto en la gestión del agua. Además, entre ellos, son más de 2 millones de niños quienes mueren de cada año por enfermedades relacionadas con el agua. Ésta es una crisis social, económica, medioambiental y política que debe estar entre las más altas prioridades de la comunidad Internacional.

En la Cumbre del Milenio en el año 2000 y nuevamente el año pasado en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, en Johannesburgo, los líderes mundiales reconocieron la importancia del agua dulce para el desarrollo humano y se comprometieron a cumplir una agenda precisa y con fechas límite para afrontar los problemas actuales y futuros sobre saneamiento y suministro de agua en el mundo. En este Año Internacional del Agua Dulce, debemos pasar de las promesas a los hechos, de los compromisos a los proyectos concretos, de las intenciones a la puesta en práctica.

A menudo se dice que la escasez y las crisis de agua conducirán en algún momento a conflictos armados. Pero no tiene por que ser así. Los problemas hídricos también han sido un catalizador para la cooperación entre los pueblos y las naciones. Los países con experiencia en "irrigación por goteo" o en administración de vertientes y tierras pantanosas están compartiendo sus conocimientos y tecnología con otros países. Científicos, autoridades locales, organizaciones no gubernamentales, empresas privadas y organismos internacionales están sumando esfuerzos con la esperanza de hacer realidad la tan necesaria "revolución azul" y de mejorar la administración de este recurso vital. No importa que situaciones dividan a la comunidad humana. Ya sea que vivamos río arriba o río abajo, en ciudades o en áreas rurales, los problemas del agua deben unirnos en un esfuerzo común para proteger y compartir el agua de manera equitativa, sostenible y pacífica.

Las inversiones, políticas y tecnológicas necesarias para afrontar este desafío están a nuestro alcance. Trabajemos todos juntos ahora para garanizar el suministro mundial de agua en el futuro.


www.nacionesunidas.org.mx

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial