< Inicio

PALABRAS DEL PRESIDENTE VICENTE FOX QUESADA

EN EL DEBATE GENERAL DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS

Nueva York, 24 de septiembre de 2003.

Señor Presidente;
Señor Secretario General;
Señoras y señores Jefes de Estado y de Gobierno;
Señoras y señores Ministros;
Señoras y señores Delegados:

Vivimos en un mundo de equilibrios frágiles y peligrosos, resultado de nuestra incapacidad para alcanzar una paz verdadera y un bienestar compartidos en un marco de legalidad internacional.

Hoy enfrentamos una globalización económica que causa desequilibrios en perjuicio de los países en desarrollo, especialmente los más pobres. Enfrentamos, también, una globalización de la violencia; padecemos los riesgos de la violencia del terrorismo tanto como los que derivan de la guerra en su contra, así como una delincuencia internacional organizada que debilita la seguridad pública y amenaza la paz mundial.

Compartimos tanto los problemas como la responsabilidad de encontrarles solución. Ningún país, grande o pequeño, puede superar por sí solo ni los desafíos del presente ni los que deberemos vencer en el futuro. La actitud que nos imponen las amenazas a la paz, la seguridad y el desarrollo internacionales no es otra que la corresponsabilidad entre las naciones.

México sabe que juntos, nosotros los pueblos de las Naciones Unidas, podemos lograr que el hambre, la intolerancia, la exclusión, el crimen y la ilegalidad encuentren un alto definitivo. Juntos podemos garantizar el derecho de cada persona a una existencia conforme a su dignidad humana, así como el derecho de las generaciones futuras a crecer, desarrollarse y contribuir a la historia de la civilización humana.

En nuestra Declaración del Milenio tenemos una guía insustituible para superar los retos presentes y futuros. México ha logrado avances importantes en democracia y libertades, en equidad de género y respeto a las minorías, así como en educación y salud, y especialmente en la reducción de la pobreza y el mejoramiento de la distribución del ingreso, como lo han mostrado estudios recientes del PNUD y la CEPAL.

Aunque los mexicanos no estamos satisfechos con lo logrado, sabemos que vamos por buen camino, que no es momento de temor ante los retos sino de esperanza en nuestra labor conjunta. Lo mismo sentimos en el ámbito internacional. Por ello, convencido de la vigencia, utilidad y relevancia de las Naciones Unidas, México hace un llamado, desde este máximo foro mundial, a la corresponsabilidad internacional.

Esta Asamblea, el órgano más representativo de la humanidad, es el foro idóneo para llamar a la acción colectiva. Aquí se han ventilado los principales problemas internacionales y hecho del diálogo la piedra angular para encontrar soluciones. Aquí debemos, entonces, centrar los esfuerzos para alcanzar una paz, una seguridad y un desarrollo compartidos.

Señor Presidente:

Éste es el primer debate general de nuestra Asamblea después de la guerra en Iraq. Nuestra Organización atraviesa por un momento crítico y crucial. Los atentados en Bagdad contra la ONU hieren a nuestra Organización y nos dañan a todos. Un ataque a las Naciones Unidas es un ataque a todos sus miembros.

Lo ocurrido en Iraq ha desencadenado uno de los debates más trascendentes en la vida de la ONU. Como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, y atendiendo ante todo a su responsabilidad como miembro de la comunidad mundial, México se mantuvo fiel al principio de la búsqueda de soluciones pacíficas a las controversias y de apego a los principios de la Carta de la ONU.

Hemos seguido participando activa y constructivamente en la negociación de resoluciones, convencidos de que se encaminan a la pronta restauración de la plena soberanía e independencia del pueblo iraquí. En el primer orden de prioridades de nuestra Organización está el impulso al proceso de recuperación de la soberanía que culmine con la instalación de un gobierno representativo de los iraquíes.

El debate suscitado por la cuestión de Iraq nos exige actualizar nuestros compromisos y entendimientos respecto a cuándo es legítimo el uso de la fuerza conforme a la Carta de la ONU. Es imperativo examinar el compromiso de los Estados con la vigencia y la observancia del derecho internacional y los mecanismos existentes para hacer que se cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad.

De los acuerdos que alcancemos y de las reformas que convengamos depende, de manera amplia y profunda, la eficacia futura de la ONU y la vigencia de los procesos colectivos de toma de decisiones que dan sustento al multilateralismo.

El mundo enfrenta, además de Iraq, muchos otros grandes retos. El trabajo inacabado de la paz, como lo advertimos hoy en Medio Oriente, en Afganistán, en África o en los Balcanes es presagio de nuevas amenazas y retos a la seguridad internacional. Motivo de preocupación especial lo constituye el aumento de las tensiones en Asia, dada la existencia y desarrollo de armas de destrucción masiva.

Siempre hemos sido una nación pacifista, convencida de que el diálogo, la negociación y el derecho son instrumentos eficaces para la resolución de los conflictos. Hoy reiteramos que es tiempo de privilegiar la acción diplomática y la concertación de posturas frente a retos comunes. Dada la capacidad destructiva que posee actualmente el mundo, es tiempo de asegurar que la diplomacia y la negociación precedan y rijan la atención de las disputas internacionales.

Al reiterar los principios y los valores sobre los que asienta su desempeño internacional, México hace un llamado en favor de la paz; en favor de la cooperación mundial para fomentar, de manera paralela y eficaz, la paz, la seguridad y el desarrollo internacionales.

La historia nos enseña que las graves disparidades económicas y sociales, la injusticia, la discriminación, la intolerancia y el abandono de la cooperación internacional para resolverlas generan, en buena medida, las amenazas que, como el terrorismo, padecemos en la actualidad.

El compromiso de México contra el terrorismo es inequívoco. Combatirlo eficazmente exige no sólo una mayor y más intensa cooperación internacional, sino también la construcción de una nueva visión de la legalidad internacional. El combate al terrorismo no será eficiente sin un nuevo reconocimiento del derecho internacional y un sistema de Naciones Unidas con capacidad suficiente para hacerlo respetar.

Debemos enfrentar éste y otros retos con una visión integral de lo que entraña la responsabilidad de mantener y recuperar la paz en el mundo actual, atendiendo a las causas estructurales de los conflictos y con una capacidad sostenida para prevenir, movilizar voluntades y comprometer recursos con un sentido estratégico de las prioridades.

Esta perspectiva solamente puede ser aportada por esta organización de alcance universal, la única con la legitimidad, la experiencia, la capacidad de convocatoria y la fuerza moral para aglutinar nuestros esfuerzos en favor de la paz y el bienestar colectivos. La respuesta a los retos globales requiere de un esfuerzo político vigoroso por parte del conjunto de las naciones; de un esfuerzo que sólo es posible desde esta casa.

Como nación que siempre ha puesto su mejor empeño en el logro de los nobles objetivos de la ONU, convencida de la vigencia de los principios y valores con los que dimos nacimiento a esta Organización, México renueva su firme compromiso con las Naciones Unidas y sus ideales.

Señor Presidente:

La seguridad no se construye con barreras o ignorancia. La verdadera seguridad y la paz duradera para las naciones se halla en el entendimiento mutuo y en un marco de certidumbre que las comprometa a todas por igual, como el que hemos ido desarrollando en el seno de esta organización.

La vigencia de las Naciones Unidas es innegable. México reafirma su confianza en el entendimiento multilateral y reitera aquí su total apoyo a la ONU, convencido de sus posibilidades de renovarse y elevar su capacidad de determinación y de acción en beneficio de la humanidad.

Nos hemos sumado al llamado del Secretario General para generar ideas y planteamientos de reforma de las Naciones Unidas. Coincidimos con usted, señor Secretario General, cuando afirma que "vivimos una crisis del sistema internacional" y lanza un llamado a la "reforma radical de la ONU". Tenga usted la seguridad de que México destinará lo mejor de sus esfuerzos diplomáticos para impulsar la reforma y actualización de nuestra Organización que la situación internacional exige.

A juicio de México, una reforma real deberá partir de cinco criterios rectores muy precisos. Primero, fortalecer nuestro sistema de seguridad colectiva para lograr una respuesta oportuna y un proceso transparente en la toma de decisiones colectivas. Segundo, garantizar el apoyo al desarrollo económico y social de los Estados, especialmente de los menos adelantados.

Tercero, garantizar el respeto a la soberanía e independencia de los Estados, asegurando al mismo tiempo la legitimidad y la legalidad de la acción internacional en la lucha contra la impunidad. Cuarto, promover y proteger los derechos humanos. Quinto, dar mayor eficacia a la toma de decisiones.

Debemos revitalizar el compromiso de los Estados con la observancia de normas de alcance y vigencia universales. Su actitud discrecional frente a las resoluciones vinculantes de la ONU lastima profundamente la capacidad de nuestra Organización para poner en práctica las soluciones políticas y económicas que nuestras sociedades reclaman.

La reforma debe concentrarse en el funcionamiento de nuestro sistema multilateral. La labor del Consejo de Seguridad ilustra esta necesidad. Sin duda, el debate sobre su composición está vinculado a la necesidad de conferirle mayor representatividad, y por esa vía fortalecer su legitimidad. Aunque el tema central es el funcionamiento del Consejo y el acatamiento de sus resoluciones, las discusiones de la última década se han centrado en la ampliación y la selección de nuevos miembros permanentes.

De poco sirve pensar en un Consejo con un mayor número de miembros si las resoluciones que emita no son acatadas o carecen de una interpretación común sobre el alcance de sus disposiciones. Se requiere asegurar una adecuada representatividad, limitar el veto y reglamentarlo, propugnar por una mayor transparencia y por hacer más equilibrada la relación con los demás órganos del sistema de la ONU, con la Asamblea General en particular. Debemos lograr que el Consejo no rebase sus competencias, pero que tampoco pueda eludir sus responsabilidades.

Pensemos democráticamente. Busquemos cómo lograr un equilibrio entre los órganos principales de la ONU; atrevámonos a lograr una reforma de la Asamblea General que le permita salvaguardar su calidad de foro parlamentario universal sin renunciar a su capacidad de decisión y acción oportuna. Pensemos en un nuevo sistema de seguridad colectiva eficaz y equilibrada que funcione bajo la orientación de nuestro órgano democrático por excelencia: esta Asamblea General.

La inercia ha propiciado que cada uno de los órganos principales de nuestra Organización actúe desarticulado de los propósitos y prioridades centrales de la ONU. Resulta necesario que la agenda de desarrollo esté mejor vinculada a la prevención de conflictos, y que las actividades de construcción de la paz conlleven siempre mecanismos para asegurar el desarrollo económico y social. Por ello, pensemos también en cómo fortalecer al ECOSOC, en si podemos y debemos convertirlo en un Consejo de Seguridad Económico y Social.

Señor Presidente:

México considera que la reforma debe adaptar a la ONU a los requerimientos de un mundo que no deja de transformarse, para que nos ayude a superar los rezagos existentes y los nuevos desafíos.

Hoy, fieles a los principios, valores e ideales de nuestra Organización, tenemos el deber de construir una nueva arquitectura internacional que, con visión de futuro, deje en el pasado los conflictos y las luchas fraticidas, abra nuevas vías al entendimiento y la cooperación internacionales y forje nuevos caminos hacia la paz, la seguridad y el desarrollo internacionales.