La ONU y las Empresas

"El sector empresarial ha desempeñado un papel activo en las Naciones Unidas desde que éstas entraron en funcionamiento en 1945. Varias organizaciones de las Naciones Unidas han cooperado fructíferamente a lo largo de su historia con empresas. Las transformaciones políticas y económicas recientes han favorecido e intensificado los intentos de concertar convenios de colaboración." (Directrices de Cooperación entre las Naciones Unidas y el Sector Emrpesarial).

El Sistema de las Naciones Unidas, con sus más de 40 agencias especializadas, programas, fondos y las oficinas de su Secretaría, representa un mercado internacional de 3 mil millones de dólares para los proveedores de prácticamente todo tipo de bienes y de servicios. Si se añaden los ingresos de gobiernos receptores provenientes de préstamos de instituciones internacionales de crédito, el valor estimado de oportunidades mercantiles que emana del sistema de las Naciones Unidas y de los Bancos de Desarrollo alcanza los 30 mil millones de dólares anualmente.

Los organismos que integran el Sistema de las Naciones Unidas le compran a empresas de los 191 Estados Miembros. Si bien en la práctica hasta ahora la mayor parte de las compras se realizan en países desarrollados, existe una clara tendencia a diversificar las fuentes de abastecimiento y se fomenta hoy una mayor equidad geográfica en la distribución de las adquisiciones.

Los requerimientos de productos incluyen una amplia gama de suministros, aunque la mayoría de los productos adquiridos con regularidad comprenden equipo para oficinas, maquinaría agrícola, herramientas, artículos destinados a aliviar situaciones de emergencia, equipo médico, sistemas para canalización y suministros de aguas, vehículos, computadoras personales, generadores de energía, equipo de laboratorio, equipos de comunicaciones, equipos para la agricultura, alimentos, medicamentos, equipo médico y hospitalario, papel y productos derivados, equipos de construcción, materiales de construcción, fertilizantes y pesticidas, productos derivados del petróleo, equipo sustitutivo de clorofluorocarbonos, entre otros.

Las compras del Sistema de las Naciones Unidas se realizan para sostener sus necesidades administrativas y sus actividades en cinco áreas sustantivas: Paz y seguridad, Asistencia humanitaria, Asuntos económicos y sociales, Desarrollo y Derechos Humanos

Con más de 135 mil contratos y órdenes de compra anualmente, el valor medio de un contrato típico de las Naciones Unidas es relativamente bajo, girando en torno a los 20 mil dólares. Un amplio número de pequeños pedidos constituye, pues, la dimensión habitual de negocio de las Naciones Unidas, a fin de responder a las necesidades en este campo.

De acuerdo con las estadísticas disponibles, aproximadamente el 75% de los contratos adjudicados por las Naciones Unidas tienen valores inferiores a $50 mil dólares y prácticamente el 40% son inferiores a $10 mil. Usualmente, una proporción superior al 50% de la totalidad de los contratos anuales son adjudicados a pequeñas y medianas empresas. Se trata de un mercado muy atractivo que, además, puede utilizarse estratégicamente como plataforma o trampolín para incrementar exportaciones o ventas en mercados exteriores.

A pesar de las diferencias en las normas y procedimientos relativos a la provisión de bienes y servicios de los organismos de la ONU, existe una serie de principios comunes que son aplicables a todo el sistema de las Naciones Unidas. El principal común denominador de este sistema es que opera con "fondos públicos", lo que implica una igualdad de oportunidades para todos los proveedores potenciales de los distintos Estados miembros que deseen participar.

La contratación de servicios profesionales abarca también una variada y completa gama; asesoramiento y provisión de recomendaciones, estudios de viabilidad en materias económicas o sectores de ingeniería, preparación de documentos de contrato, etc. En 1997, el 38% del total de las provisiones fueron servicios profesionales (subcontratación), y el resto bienes.

Los servicios más contratados por las Naciones Unidas son: agricultura, energía, recursos naturales, ambientales, legales, técnicos, de comunicación, transporte, administración y gerencia, de producción, educativos, de capacitación y sociales, de acuerdo con las necesidades de los Organismos que integran el Sistema de las Naciones Unidas.

Acorde con resoluciones de la Asamblea General y con decisiones de los Órganos Ejecutivos de las distintas agencias de las Naciones Unidas, todos los organismos del sistema de las Naciones Unidas están realizando esfuerzos para identificar nuevas fuentes de abastecimiento, especialmente de los países en desarrollo, así como en aquellos países donantes de baja participación, como es el caso de México, con el fin de crear una distribución geográfica de las provisiones más amplia y equitativa. Siendo así que, aunque la mayoría de las provisiones de bienes y de servicios al sistema de las Naciones Unidas proceden de países industrializados, el porcentaje de países en desarrollo alcanzó el 43% en 1997.

Muchas agencias de las Naciones Unidas han delegado su autoridad en sus oficinas nacionales para encargarse de esta cuestión. A medida que los países en desarrollo aumentan la confianza en la capacidad de gestión de su propia cooperación técnica, la ejecución nacional de proyectos y programas se incrementa, incluyendo la provisión de bienes y servicios necesarios.

Sin embargo, en el curso de los últimos años se ha experimentado un cierto descenso en relación con los volúmenes de compra contratados por el Sistema de las Naciones Unidas a proveedores mexicanos. Durante 1997 las Naciones Unidas contrataron con empresas mexicanas cerca de 7 millones de dólares, mientras que en 1998 esta cifra fue de sólo 4 millones.

Un mercado de esta envergadura bien merece que usted lo tenga en cuenta. Representa un trampolín excelente para que usted introduzca sus bienes y servicios en otros países y regiones y ofrece una demanda constante de bienes y servicios que usted puede proveer, disminuyendo los riesgos a su mínima expresión dadas las seguridades que ofrecen las instituciones más sólidas del mundo.


El primer paso para ingresar en un mercado tan diverso y complejo como el de las Naciones Unidas es conocerlo. Por eso nuestra sugerencia es realizar una rigurosa investigación basada en las más de 40 fuentes de información existentes dentro del Sistema.

Enlaces:

Pacto Mundial

inicio

{opcional}