17 de septiembre de 2001

AFGANISTAN: CATASTROFE HUMANITARIA

· Los últimos datos recibidos indican que grandes grupos de personas han comenzado a huir de Kandahar, Kabul y Jalalabad, en Afganistán. Muchos de los afganos que abandonan estos días las ciudades huyen al campo, pero muchas otros se dirigen a la frontera paquistaní, y algunos a la frontera con Irán. Todas las fronteras de AFGANISTÁN con los países vecinos están cerradas; a pesar de ello algunos afganos han conseguido pasar a Pakistán.

· La situación humanitaria en el interior de Afganistán es crítica para millones de civiles, incluyendo a los cerca de un millón de desplazados internos, y puede deteriorarse muy pronto debido a la evacuación del personal humanitario internacional.

· El ACNUR ha enviado a la region equipos de emergencia; además está preparando planes de contingencia y almacenando ayuda humanitaria en la zona en prevención de un posible gran éxodo de refugiados.

Desplazamientos de población

El ACNUR ha reunido ya informes de las cinco principales ciudades afganas. Hasta ahora, Herat en el oeste y Mazar-i-Sharif en el norte parecen estar relativamnete tranquilas, sin que se aprecien desplazamientos masivos.

Sin embargo, Kandahar -la principal ciudad del sur y cuartel pricipal de los Talibán- se encuentra ya medio abandonada. Según los informes recibidos, grandes grupos de personas han huido de la capital, Kabul, y tanbién de Jalalabad , la principal ciudad del este del país. Muchos de los que huyen se dirigen al campo, donde tienen familiares, pero muchos otros grupos están dirigiéndose hacia la frontera con Pakistán y algunos también hacia Irán.

Fronteras

Todas las fronteras con los países vecinos han sido prácticamente clausuradas, aunque al parecer ciudadanos afganos con pasaportes y visados válidos han podido entrar en Pakistán. ACNUR ha entablado conversaciones con todos los vecinos países de asilo en referencia a la cuestón fronteriza.

A pesar de que Irán ha dejado bien claro que su frontera permanecerá cerrada, también ha declarado que participará en cualquier operación humanitaria fronteriza que pueda ser considerada necesaria. El ACNUR se encuentra actualemente reforzando su vigilancia sobre los movimientos masivos de población tanto en el interior de Afganistán como en las fronteras.

La crisis humanitaria existente en Afganistán

Mas preocupante aún que los recientes éxodos de población desde las ciudades es la desesperada situación a la que se enfrentan millones de afganos en todo el país, quienes tratan meramente de sobrevivir.

La situación en Afganstán, tras tres años de sequía y mas de 20 años de conflicto continuado, acompañado de flagrantes violaciones de derechos humanos, es tremendamente frágil. La población afgana ha demostrado a lo largo de los años un enorme coraje y capacidad de superviviencia, pero están tan debilitados y al borde de sus fuerzas físicas y psíquicas que ya no conservan su entereza. En el curso de los últimos 12 meses su sufrimiento parece haber tocado fondo.

Antes de que ocurrieran los acontecimientos de la pasada semana, ya había cerca de un millón de desplazados internos en territorio afgano, y las organizaciones de ayuda humanitaria estaban luchando por asistir y alimentar a estos desplazados. Tras la evacuación de todo el personal humanitario internacional, ACNUR está sumamente preocupado por la suerte de esta gente, -y de millones de afganos- que puede deteriorarse rápidamente, provocando éxodos masivos y miles de muertes. Ya se dan casos de muchas personas que están demasiado débiles para poder desplazarse. Simplemente ya no tienen las fuerzas o los recursos suficientes para salir de sus aldeas.

Las agencias de ayuda humanitaria están tratando de mantener las operaciones esenciales para la supervivencia- como la distribución de alimentos, agua y el mantenimiento de lugares de acogida- a través de su personal afgano local que todavía se encuentra dentro del país. En cualquier caso la ONU se pregunta cómo podrá mantener en marcha, por control remoto, operaciones de ayuda de tan vasta dimensión. El personal local está operando ya en dificilísimas condiciones, en un entorno de gran inseguridad, y se les ha encomendado el que evalúen, según su propio juicio, cuándo las condiciones de seguridad les permiten o no continuar trabajando.

Planes de emergencia

ACNUR ha enviado equipos de emergencia de refuerzo a la zona, y hay más personal en camino. La agencia de la ONU para los refugiados ya disponía de oficinas y equipos humanitarios en los cinco países que rodean Afgnistán, además de mantener una operación de gran escala en Pakistán. ACNUR está en estos momentos diseñando diversos planes de emergencia para posibles y numerosos escenarios de crisis.

ACNUR está asimismo evaluando su material de asistencia humanitaria almacenado en diferentes puntos del globo, disponiendo a más personal en espera para trabajar en la posible emergencia y llevando a cabo todos los preparativos necesarios en el caso de que estallara una gran crisis de refugiados. Las principales agencias de Naciones Unidas han establecido un Grupo de Crisis para trabajar coordinadamente entre ellas en el caso de darse una emergencia de grandes proporciones. ACNUR ha dispuesto también en su sede de Ginebra un grupo de gestión para una posible emergencia.

ACNUR dispone de estadísticas actualizadas sobre refugiados y depslazados afganos en toda la región.

 



Oficina Regional
del ACNUR
para México, Cuba
y América Central

Séneca 129
Col. Palmas Polanco
México, D.F.

Tel. (52) 5280-1383
/ 5280 - 1508
fax (52) 5280-2133

mexme@unhcr.ch


Información
Pública en
Ginebra

hqpi00@unhcr.ch
HQPI00
P.O. Box 2500
1211 Geneva 2

Tel.:
(41 22) 739 85 02

Fax:
(41 22) 739 73 15

www.unhcr.ch
www.acnur.org