CENTRO DE INFORMACION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA MEXICO, CUBA Y REPUBLICADOMINICANA


logo ONU

BOLETIN ONU SEPTIEMBRE 13 , 1999
Núm. 99/67

MEXICO CUMPLE SUS COMPROMISOS INTERNACIONALES
PARA PROTEGER LA CAPA DE OZONO,
CON EL APOYO DE LA ONU


 


México ha logrado la meta de eliminar el 90% del uso de los cloroflurocarbonos (CFC), substancias que dañan la capa de ozono, en el tiempo comprometido ante el Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal, con un apoyo importante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que ha canalizado a México recursos de este Fondo que ascienden a los $17 millones de dólares.
Así lo dieron a conocer, en el marco de la conmemoración del Día Internacional para la Protección de la Capa de Ozono que se celebra el 16 de septiembre, el PNUD y la Unidad de  Protección al Ozono del Instituto Nacional de Ecología (INE) de la Secretaría de Medio Ambiente Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP).

México y los compromisos internacionales
En la Sexta Reunión del Comité Ejecutivo del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal  realizada en 1992, el Gobierno de México a través del INE y específicamente de la Unidad de Protección al Ozono (UPO) se comprometió a eliminar para el año 2000 el 90% del uso del CFC en las industrias. A escasos meses de la fecha comprometida, los trabajos del INE como coordinador de las acciones y de la Secretaría de Relaciones Exteriores como facilitador de la cooperación internacional y representante del Gobierno de México en el exterior, se ha cumplido con este importante compromiso con la comunidad internacional que implica un beneficio a la población del mundo entero.
En respuesta al grave problema de la destrucción de la capa de ozono, y a los graves desequilibrios ecológicos que provoca, se firmó en 1985 la Convención de Viena, en la que se acuerda la eliminación progresiva de la fabricación y consumo de los CFC que destruyen progresivamente la capa de ozono. Los CFC son utilizados principalmente en los sistemas de enfriamiento de los refrigeradores, en los sistemas de aire acondicionado, en las suelas sintéticas para zapatos y en los paneles de construcción. Esta Convención surge como.
El Protocolo de Montreal, firmado dos años más tarde,  se abocó al desarrollo de herramientas técnico/tecnológicas y a proporcionar apoyos financieros para enfrentar de una manera solidaria y global, el proceso de eliminación de los CFC.  Este instrumento ha permitido apoyar a los países a implantar un proceso de cambio en sus industrias que, de otro modo, hubiera supuesto un costo excesivo.
El Protocolo de Montreal representa un buen y exitoso ejemplo de las nuevas corrientes en Cooperación Internacional, en las que países desarrollados y en desarrollo trabajan conjuntamente en la solución de problemas mundiales, en asociación con la iniciativa privada, la sociedad civil y el gobierno.
 México consciente de la problemática del agotamiento de la capa de ozono, estipuló firmemente sus compromisos ante la comunidad internacional y ha participado intensamente en el tema con una actuación sobresaliente a nivel mundial. Es el único país en desarrollo de alto consumo, que indicó en 1992 que seguiría un calendario acelerado para eliminar el uso de CFC y halones (agentes extintores de fuego), logrando las metas 10 años antes que el resto de los países en desarrollo.

El apoyo financiero de Naciones Unidas
Para ello, desde 1994 el Protocolo de Montreal a través del PNUD ha canalizado a México a la fecha, fondos por un monto que asciende a los $17 millones de dólares, beneficiando a 80empresas en los campos de refrigeración doméstica, espumas de poliuretano (construcción, aislamiento, espreado, suelas de zapato), bromuro de metilo y halones).
Los campos de refrigeración comercial, aire acondicionado automotriz y central están siendo apoyados a través de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y el Banco Mundial, respectivamente, con monto en conjunto de $7.4 millones de dólares.

Grandes beneficios a las empresas
Empresas como Vitro y Mabe ya han sido beneficiadas con este tipo de apoyo financiero. Estas empresas, las dos más importantes del sector de refrigeración y competidores en el mercado, se aliaron en una causa común apoyada por el PNUD al incorporar tecnologías limpias que no afectan la capa de ozono.
En general, las empresas participantes están teniendo una mejor posición en el mercado nacional e internacional. Los beneficios se reflejan en productos de mejor calidad en los acabados, con mejores propiedades físicas, costos de fabricación más bajos (hasta en 40%), mayor productividad y la obtención de productos competitivos por su calidad y precio en los mercados de exportación. Las regulaciones de países desarrollados no permiten la introducción de productos que en su fabricación, contengan gases contaminantes que destruyen la capa de ozono.

Los CFC y el deterioro de la capa
Los clorofluorocarbonos conocidos también como CFC, son substancias químicas descubiertas en los años treinta. Su desarrollo se debió principalmente a la necesidad de sustituir a los refrigerantes de hidrocarburo y amoníaco que son flamables y en el caso del amoníaco, también tóxico y explosivo en ciertas concentraciones. Los CFC han tenido una gran variedad de usos en los últimos años. Entre sus aplicaciones se destacan solventes, refrigerantes, agentes espumantes en poliuretano, propelentes de aerosoles, entre los más importantes.
Dada la alta estabilidad de los CFC, una vez liberados son transportados por las masas de aire a la estratosfera que se encuentra entrelos 15-50 km. de altitud. Las corrientes de aire en la tierra tienden a transportar a los CFC primordialmente al polo sur. Es en esta área que se localiza el problema  más agudo de agotamiento en la capa de ozono esta localizado sobre esa área. No obstante la depresión del ozono a nivel global se ha acentuado.
El monitoreo de la capa de ozono en la región data de los años cincuenta, pero fue en octubre de 1985 que se dio la señal de alarma al detectarse la aparición del llamado «agujero» en el polo sur, con la reducción del 95% del ozono en el área de medición.
Se estima que en promedio la pérdida de ozono en los últimos años ha alcanzado el 3% a nivel global. En la Antártida, región en donde casi no existe ozono, de septiembre a noviembre se produce un verdadero agujero sobre esta que alcanza una extensión de alrededor de 24 millones de km2, superficie equivalente a la de  los Estados Unidos.
La función principal de la capa de ozono es la de filtrar las radiaciones de alta energía provenientes del sol, principalmente la radiación Ultravioleta Beta.
El deterioro de la capa de la capa de ozono puede traer como consecuencia efectos adversos tanto en el medio ambiente como en la salud humana, como:
Daño a la flora y fauna
Deterioro de los ecosistemas acuáticos (plancton oceánico)
Cataratas en los ojos
Cáncer de piel (melanomas)
Alteración del ADN genético
Supresión del sistema inmunológico
Indirectamente el fenómeno de cambio climático

Los logros de México
La entidad encargada de implementar el Protocolo de Montreal en México es el INE, el cual ha desarrollado y gestionado ante diversos foros internacionales una serie de proyectos de inversión para apoyar a la industria mexicana en la adopción de tecnologías alternativas.

Avances:

SECTOR                                                                                  RESULTADOS
                                                                                                 (% de conversión)

Reducción del consumo Nacional
1989 -  14,500 toneladas
1998 -   3,500 toneladas                                                               85 %
1999 -   2,500 toneladas 1999

Refrigeración Doméstica
(Mabe y Vitro)                                                                             100 %
Refrigeración Comercial
(Refrigeración Ojeda, Nieto, CRIOTEC,                                       95 %
Torrey/FERSA, Vendo, PTM, etc)
Aerosoles
(excluyendo aplicaciones médicas)                                                   100 %
Espumas de Poliuretano                                                                    75 %
Aire Acondicionado Automotriz
(Fabricantes de Autos)                                                                    100 %
Solventes                                                                                         80 %

Es necesario destacar la activa participación de los principales fabricantes e importadores de sustancias alternativas los cuales han jugado un papel muy importante en la protección de la capa estratosférica de ozono.
Actualmente el Gobierno de México tiene un estricto control en la importación de las substancias que agotan el ozono (SAO). Se han emitido normas oficiales mexicanas como la NOM-EM-125-ECOL-1998, publicada el 21 de septiembre de 1998, con el propósito de establecer restricciones a la fabricación e importación de aparatos de refrigeración doméstica, comercial y aires acondicionados considerando que la industria nacional en estos sectores se ha reconvertido prácticamente en su totalidad.
Asimismo, se está desarrollando una norma de amplio alcance para el control de otros sectores que usan SAO como son: espumas de poliuretano, solventes, aerosoles, agentes extintores (halones) y bromuro de metilo, que sentarán las bases de su eliminación.

El Instituto Nacional de Ecología recomienda a los usuarios de refrigeración y aires acondicionados utilizar los equipos deuna manera apropiada y darles mantenimiento a través de técnicos especializados que utilicen prácticas adecuadas en el manejo de refrigerantes.
Se recomienda que las amas de casa no limpien sus refrigeradores con objetos punzo cortantes debido a que dañan los evaporadores de los congeladores produciendo fugas y liberando los gases que dañan la capa de ozono.
En cuanto a los aires acondicionados automotrices es conveniente llevarlos a talleres especializados con métodos de recuperación de refrigerantes para su compostura en lugar de que el usuario recargue el sistema por sí mismo sin reparar las fugas, estos pequeños detalles disminuyen el consumo a nivel nacional de SAO en varios miles de kilogramos.
De igual manera, se aconseja que los posibles compradores de estos equipos y aparatos, se informen y elijan aquellos que fueron fabricados con substancias que ya no agotan la capa de ozono.

El camino adelante
El PNUD y el Gobierno de México a través del Instituto Nacional de Ecología seguirán aplicando el programa de trabajo para la protección de la capa de ozono, dando un mayor énfasis en la asistencia a las pequeñas y medianas empresas involucradas en el uso de estas substancias permitiéndoles desarrollarse basadas en tecnologías limpias y modernas.
Se tiene previsto trabajar para los próximos años en el sector de halones y se espera iniciar colaboraciones con PEMEX y la CFE.
También se seguirán aplicando medidas regulatorias que permitirán a México disminuir casi en su totalidad el consumo de las substancias controladas por el Protocolo de Montreal.


INDICE DE COMUNICADOS

PAGINA PRINCIPAL DEL CENTRO DE INFORMACION
 
 

email

unicmex@servidor.dgsca.unam.mx