CENTRO DE INFORMACION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA MEXICO, CUBA Y REPUBLICADOMINICANA


logo ONU

BOLETIN ONU JUNIO 25 , 1999
Núm. 99/39
 


DIA INTERNACIONAL DE APOYO A LAS VICTIMAS DE TORTURA
 LA TORTURA CONTINUA SIENDO UN ARMA DE GUERRA Y UNA HERRAMIENTA DE PODER, AFIRMA ANNAN

Mensaje del Secretario General de la ONU,  Kofi Annan, en ocasión del Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo a las Víctimas de Tortura, 26 de Junio de 1999.

 El Día Internacional  de las Naciones Unidas en Apoyo a las Víctimas de Tortura es una ocasión para elevar nuestras voces en defensa de la decencia humana y el respeto por la vida.  En este Día recordamos a todas las víctimas de tortura: a quienes han sobrevivido, a menudo estan marcados psicológica y mentalmente, y quienes han sucumbido a ésta, la más horrible de las muertes.
 El uso de la tortura fue uno de los primero temas que trataron las Naciones Unidas.  Bajo la Carta de las Naciones Unidas, los Estados están obligados a promover el respeto universal a los derechos humanos y las libertades fundamentales.  El Artículo 5 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, y el Artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, estipulan  que nadie debe ser sujeto de tortura o cualquier otro trato cruel, inhumano o degradante.  La Convención Contra la Tortura, la cual entró en vigor en 1987, proclama, entre otras cosas, que “en ningún caso  podrán invocarse circunstancias excepcionales tales como estado de guerra o amenaza de guerra, inestabilidad política interna o cualquier otra emergencia pública como justificación de la tortura”. No en menor medida, la Convención hace de la tortura un crimen internacional.
Con la entrada en vigor de la Convención y la ayuda del trabajo de supervisión del Comité contra la Tortura, así como el trabajo del Relator Especial de laComisión de Derechos Humanos, varios países han aprobado legislaciones antitortura y han tomado medidas administrativas y educativas con el fin de prevenir la tortura y remediar sus consecuencias.  A pesar de estos logros, la información que llega a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas indica que la tortura continua siendo usada como un arma de intimidación en época de guerra, y como una herramienta de poder por aquellos que no pueden gobernar con la confianza de sus propios pueblos.  Un sentido de impunidad ha prevalecido.
 La comunidad mundial esta tratando de contraatacar.  Los tribunales penales internacionales para la Ex Yugoslavia y Ruanda, a través de sus acusaciones están mandando la señal de que nadie, sin importar su rango o poder,  deba tener el derecho de violar los derechos humanos y salir impune.  El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional define la tortura como un crimen en contra de la humanidad y como un crimen de guerra.  Insto a todas las naciones a dar su completo apoyo a los Tribunales, y hago un llamado a aquellas naciones que no han ratificado el Estatuto de Roma a hacerlo lo antes posible.  Las contribuciones al Fondo Voluntario para las Víctimas de Tortura de las Naciones Unidas son otra forma para que los gobiernos y otros demuestren su apoyo.
 Es demasiado tarde para prevenir que la tortura nos acompañe hasta el próximo siglo.  Pero no es demasiado tarde para redoblar nuestros esfuerzos para contener esta amenaza.  Insto a todos los gobiernos, los cuales tiene la responsabilidad primaria en la protección de los derechos humanos y en la lucha contra la tortura, a hacer su parte.
 


INDICE DE COMUNICADOS

PAGINA PRINCIPAL DEL CENTRO DE INFORMACION
 
 

email

unicmex@servidor.dgsca.unam.mx