CENTRO DE INFORMACION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA MEXICO, CUBA Y REPUBLICADOMINICANA


logo ONU

ENERO 7, 1999
Núm. 99/01

EL SECRETARIO GENERAL DE LA ONU DESMIENTE HABER ACUSADO A LA UNSCOM DE ESPIONAJE

La siguiente es una declaración atribuible al Vocero del Secretario General de las Naciones Unidas, relativa a una nota del Washington Post donde se afirmó equivocadamente que el Secretario General sospechaba que la Comisión Especial de Naciones Unidas en Iraq (UNSCOM) asistió a los servicios de inteligencia de los Estados Unidos en Iraq. Esta ha sido retomada por algunas agencias de noticias y diarios del país atribuyendo al Secretario General los comentarios del Washington Post. Se agradece la difusión de la siguiente aclaración emitida ayer en Nueva York:

Todos ustedes han leído la nota que aparece hoy en el Washington Post donde se dice que el Secretario General tiene sospechas de que la UNSCOM apoyó los esfuerzos de inteligencia de los Estados Unidos en Iraq.

1. Primero permítanme recordarles que el Secretario General no es responsable de supervisar las operaciones de la Comisión Especial, éste es un trabajo del Consejo de Seguridad, debido a que UNSCOM es un cuerpo subsidiario del Consejo. El, por lo tanto, tiene poca información detallada sobre las operaciones de cada día.

2. El Secretario General, sin embargo, ha estado consciente de que varios periodistas están buscando esta nota. Cuando escuchó de estas acusaciones por primera vez, le preguntó al presidente Ejecutivo de UNSCOM, Richard Butler, sobre ellas. El Embajador Butler las negó categóricamente.

3. Nosotros no sólo no tenemos evidencia convincente alguna sobre estas acusaciones; no tenemos evidencia de ninguna clase. Sólo tenemos rumores. Ni el Secretario General ni los miembros de su personal tienen acceso a información clasificada de la inteligencia de los Estados Unidos, aunque UNSCOM si la tiene.

4. El Secretario General, por lo tanto, rechaza los comentarios que se han hecho sobre su forma de pensar atribuidos a "confidentes", tales como que él está convencido de, consciente de tales hechos y demás.

5. Obviamente si estas acusaciones fueran verdaderas, harían daño al trabajo de las Naciones Unidas por el desarme en Iraq y en otras partes.

6. Finalmente, el Post dice que el Secretario General está tratando de presionar a Richard Butler para que renuncie. ESTO NO ES CIERTO. En cualquier caso, el problema no es el Presidente Ejecutivo; es cómo continuar con el trabajo de desarmar a Iraq de sus armas de destrucción masiva.

Nueva York, 6 de enero de 1999

INDICE DE COMUNICADOS

PAGINA PRINCIPAL DEL CENTRO DE INFORMACION
 


email

unicmex@servidor.dgsca.unam.mx