Conferencias, eventos y reuniones
Calendario de actividades
México
Mundo
Años y decenios internacionales
Observancias
(Días y semanas especiales)
Conferencias de las Naciones Unidas ¿Qué han logrado?

< Inicio

 

Conferencias de la ONU

¿Qué es lo que han logrado?

Cerca de 30,000 personas viajaron a Estambul, a la Conferencia Hábitat II para buscar soluciones a los problemas urbanos.

Casi 50,000 acudieron a Beijing con el fin de establecer nuevas bases para el progreso de la mujer.

47,000 más se reunieron en Río de Janeiro, en la Cumbre de la Tierra, para hallar un buen punto de equilibrio entre la protección del medio ambiente y el desarrollo económico.

Para la mayoría de los responsables políticos del mundo las conferencias a gran escala que las Naciones Unidas organizaron en los años noventa han visto estos acontecimientos como una inversión valiosa, incluso como un hito en la configuración de nuestro futuro.

Hechos

Las conferencias mundiales han conseguido impactos positivos a largo plazo logrando:

  • La movilización de gobiernos locales y nacionales y de organizaciones no gubernamentales (ONGs) para la solución de grandes problemas mundiales
  • El establecimiento de normas y directrices internacionales para la política nacional
  • Servir como un foro donde se pueden debatir propuestas y buscar acuerdos
  • La puesta en marcha de un proceso mediante el cual los gobiernos se comprometen y rinden cuentas de forma regular a las Naciones Unidas

Explorando nuevos terrenos:

Las conferencias han desempeñado un papel clave a la hora de encauzar el trabajo de la ONU desde su fundación. De hecho, este órgano mundial vio la luz cuando los delegados de 50 naciones se reunieron en San Francisco en abril de 1945 para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Organización Internacional. Las últimas conferencias de alto nivel sobre asuntos de desarrollo, continuación de una serie que comenzó en los años 70, han abierto nuevas vías en muchos campos:

Mediante la implicación de presidentes, primeros ministros y otros jefes de Estado, como sucedió en la experiencia pionera que supuso la Cumbre Mundial en favor de la Infancia de 1990 - estas conferencias han situado problemas difíciles y persistentes como la pobreza o la degradación del medio ambiente en los primeros puestos de la lista mundial de prioridades. De otro modo, estos problemas jamás serían lo suficientemente urgentes desde el punto de vista político como para figurar en titulares y llamar la atención de los líderes. La participación de miles de ONGs, ciudadanos, académicos y personas del mundo de los negocios, en reuniones tanto oficiosas como oficiales, han convertido estas conferencias en auténticos foros mundiales. La ONU ha fomentado este aspecto, puesto que se necesita el apoyo de muchos grupos sociales para aplicar las políticas que se debaten.

Con objeto de asegurar un seguimiento efectivo, al cabo de cinco años se celebra una serie de períodos de reuniones de la Asamblea General para confirmar la aplicación de los planes de acción de cada conferencia y de establecer futuras prioridades. Reconociendo lo valioso del papel de estas importantes reuniones, la ONU ha decidido celebrar varias conferencias sobre asuntos socioeconómicos clave en los próximos dos años. Entre ellas se cuentan una Cumbre del Milenio en septiembre del 2000 y unas conferencias mundiales en el 2001 sobre financiación para el desarrollo y sobre los países menos desarrollados.

Manteniendo bajos los costos:

El costo de las últimas megaconferencias de las Naciones Unidas ha sido poco elevado; se ha mantenido entre 1.7 millones y 3.4 millones de dólares por conferencia. Excepcionalmente, la Cumbre de la Tierra, debido a su orden del día extremadamente complejo y a la necesidad de personal especializado y de largas preparaciones, ha supuesto un desembolso de 10 millones de dólares.

Generalmente, la ONU cubre tan sólo el costo de facilitar intérpretes y otros miembros del personal necesario para atender las reuniones de la conferencia, las negociaciones preparatorias y la oficina de la Secretaría que organiza el acontecimiento.

El grueso de los costos- las instalaciones de la conferencia, seguridad, personal local, viaje y alojamiento para el personal de la ONU- corre a cargo del país que se ofrece como anfitrión del acontecimiento.

El país anfitrión recibe normalmente más de lo que gasta en ingresos provenientes de hoteles, restaurantes y otros negocios, sin mencionar el prestigio internacional que la condición de anfitrión conlleva.

¿Cuáles son los resultados?

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Cumbre de la Tierra, junio de 1992, Río de Janeiro):

  • Reunió a 108 jefes de Estado, que adoptaron el Programa 21, un plan mundial sobre el desarrollo sostenible que se ha convertido en la base de muchos planes nacionales. Más de 1,800 localidades en todo el mundo han creado a raíz de esto su propio "Programa 21 local".
  • Condujo a 150 países a establecer juntas nacionales de asesoramiento para promover el diálogo entre funcionarios, empresarios, ecologistas y otros sobre políticas de desarrollo sostenible.
  • Preparó el camino de cuatro nuevos tratados internacionales sobre el cambio climático, la biodiversidad, la desertificación y la pesca en altamar.
  • Estableció la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible de la ONU con el fin de supervisar la aplicación de los acuerdos de Río y de servir como un foro permanente de negociación sobre políticas de medio ambiente mundial y desarrollo.
  • En junio de 1997, durante el período especial de sesiones de la Asamblea General para el control de la aplicación del Programa 21, se concluyó que, a pesar del progreso realizado en muchos aspectos, el medio ambiente continúa deteriorándose. Muchos responsables de los gobiernos- entre ellos más de 50 jefes de Estado- acordaron tomar más medidas, especialmente en lo tocante al agua potable, la energía y el transporte, si bien se lograron pocos compromisos.

La Conferencia Mundial de Derechos Humanos (junio de 1993, Viena):

  • Reafirmó el compromiso internacional con todos los derechos humanos, y fortaleció los mecanismos de control y de fomento de los derechos humanos en todo el mundo.
  • Determinó el nombramiento del primer Alto Comisionado para los Derechos Humanos, a fin de mejorar la capacidad de la ONU de actuar rápida y eficazmente a la hora de evitar violaciones de los derechos humanos y de promover las libertades fundamentales
  • Favoreció la inclusión de los derechos humanos como parte integrante de las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU y expresó el vínculo que une la democracia, el desarrollo y los derechos humanos.
La Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (septiembre de 1994, el Cairo):
  • Estableció un consenso acerca de la inclusión de programas de planificación familiar dentro de una nueva concepción global de los servicios de salud reproductiva y obtuvo el reconocimiento internacional de que educar y capacitar a las mujeres es la manera más eficaz de reducir el crecimiento de la población y promover el desarrollo sostenible.
  • Adoptó un programa de acción que fija metas específicas en cuanto a los recursos para la asistencia internacional a la población y que permite a los países hacer que la salud reproductiva y la planificación familiar lleguen a todos a más tardar en el 2015.
  • Instó a los países donantes a que contribuyeran de forma significativa a los fondos para actividades relacionadas con la población, si bien las donaciones este año todavía permanecen considerablemente por debajo de los objetivos fijados en la Conferencia para el año 2000.
  • Reafirmó el acuerdo mundial de que la libertad en las decisiones relativas a la planificación familiar es un derecho humano básico de todas las parejas y las personas y de que cualquier forma de coacción es inaceptable.

La Cumbre Mundial para el Desarrollo Social (marzo de 1995, Copenhague):

  • Reunió a 117 jefes de Estado que se comprometieron a que sus gobiernos erradicaran la pobreza "como imperativo ético, social, político y económico". Desde la celebración de la Cumbre, una serie de países han fijado fechas concretas para reducir la pobreza y muchos han organizado estudios de evaluación de la pobreza para definir estrategias a largo plazo.
  • Llamó la atención sobre la parte negativa de la globalización económica: Mayores diferencias entre ricos y pobres, seguridad social disminuida, empleos y servicios sociales más inestables tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados.
  • Agrupó las decisiones de pasadas conferencias dentro de un plan integrador para cubrir las necesidades humanas básicas, reducir las desigualdades sociales y económicas y facilitar unas posibilidades de vida sostenibles.

La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (septiembre de 1995, Beijing)

  • Acordó un programa de acción de cinco años para incrementar la capacitación social, económica y política de la mujer, mejorar su salud, su educación y promover sus derechos conyugales y sexuales. El programa fijó fechas concretas como meta y logró que las naciones se comprometieran a llevar a cabo medidas concretas en el terreno de las reformas sanitarias, educativas y legales.
  • Consiguió que 130 países anunciaran nuevas iniciativas para llevar a cabo este programa, además de lograr la creación de otro en Estados Unidos, con fondos de 1,600 millones de dólares, destinado a combatir la violencia contra la mujer y la institución de un Consejo Presidencial para la Mujer.
  • Destacó la urgencia de dotar a las mujeres de una mayor protección legal. La Convención de las Naciones Unidas de 1979 sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la mujer, conocida como Carta de Derechos de las mujeres, ha sido ratificada por 163 países (hasta junio de 1999) desde los 139 que lo habían hecho en mayo de 1995.
Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos (Hábitat II, junio de 1996, Estambul):
  • Adoptó un programa mundial y una declaración que establece directrices políticas, junto con el compromiso de los Gobiernos de mejorar las condiciones de vida en asentamientos urbanos y rurales y de "realizar plena y progresivamente el derecho a una vivienda adecuada".
  • Realizó una innovación al implicar a alcaldes y otros funcionarios locales en los procedimientos formales y reconoció la importancia de su papel en la aplicación del programa Hábitat.
  • Promovió la puesta en común de información mostrando más de 500 ejemplos de "las mejores prácticas" para mejorar las iniciativas relacionadas con las condiciones de vida. La efectividad de estas prácticas había sido comprobada por las autoridades gubernamentales y los grupos de base de más de 90 países a la hora de resolver problemas acuciantes de vivienda y comunidad.

Para más información, póngase en contacto con la Dependencia de Consultas del Público tel. (212) 963- 4475;

Para consultas de los medios de comunicación: (212) 963-7160

Publicado por el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas--DPI/1825/ Rev 7-junio 1999

inicio

 

 
 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
23/05/07