Naciones Unidas - Centro de Información
México, Cuba y República Dominicana

 

Establecimiento del Año Internacional del Patrimonio Cultural

La importancia del Patrimonio Cultural

La UNESCO y la protección del Patrimonio Cultural
Documentos
Mensaje del Director General de la UNESCO
Vínculos

< Inicio

Mensaje del Director General de la UNESCO
Año de las Naciones Unidas para el Patrimonio Cultural 2002

En el dintel de la puerta del Museo de Kabul, devastado por más de veinte años de guerra, manos anónimas colgaron hace unos días un cartel con este lema: “Una nación sigue viva mientras esté viva su cultura”. Este gesto simbólico dota de un sentido profundo a la resolución aprobada el 21 de noviembre de 2001 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la que se proclama el año 2002 “Año de las Naciones Unidas del Patrimonio Cultural”.El patrimonio cultural de un pueblo es la memoria de su cultura viviente, que tiene múltiples formas de expresarse, tanto materiales (monumentos, paisajes, objetos) como inmateriales (lenguas, técnicas, artes interpretativas, música…). Pero también son múltiples sus orígenes. Un pueblo que sigue su propia filiación cultural, que conoce las influencias plurales que han surcado su historia y modelado su identidad, estará mejor preparado para establecer relaciones pacíficas con los demás pueblos, proseguir el diálogo muchas veces iniciado en tiempos inmemoriales y forjar su propio futuro. Así pues, amar el patrimonio cultural, cuidarlo como un tesoro que nos han legado nuestros antepasados y que tenemos el deber de transmitir con la mayor integridad posible a nuestros propios descendientes, es prueba de sabiduría. Por ello hemos de proseguir la acción normativa y, tomando como modelo la Convención del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural , cuyo 30º aniversario se celebra este año, elaborar instrumentos capaces de proteger eficazmente el conjunto del patrimonio cultural.

Pero el gran reto que ha de asumir hoy la UNESCO, designada por las Naciones Unidas organizadora de este Año, consiste en lograr que las autoridades públicas, el sector privado y el conjunto de la sociedad civil cobren conciencia de que el patrimonio cultural no sólo es un instrumento de paz y reconciliación, sino también un factor de desarrollo. Son muchos los casos en los que una nueva gestión del patrimonio cultural ha favorecido un auge de la economía, al crear nuevas salidas para las poblaciones locales, ya se trate de artesanía, de turismo cultural o de la aparición de nuevos oficios y nuevas formas de creatividad.

Por consiguiente, hemos de incitar a todos los ciudadanos a que se conviertan en actores de la conservación y valorización del patrimonio de la humanidad. Gracias a una toma de conciencia colectiva, a una movilización y una acción más enérgicas en relación con los valores del patrimonio, contando en particular con la participación de los jóvenes, es como este año 2002, Año de las Naciones Unidas para el Patrimonio Cultural, cobrará su plena dimensión.

Es muy importante, pues, asociar el patrimonio cultural a las políticas de desarrollo. Igualmente importante es demostrar también, como en Bosnia y Herzegovina, en el Cáucaso o en Camboya, hasta qué punto este símbolo poderoso de identidad puede propiciar una reconciliación nacional. A condición de que se rehabilite en las mentes no sólo como testimonio de un pasado asumido y común, sino también como piedra angular de un futuro compartido.

Koïchiro Matsuura
21 de febrero de
2002

inicio

 

 

   
Ultima modificación:
2/08/02