Capítulo 4

4. EVOLUCIÓN DE LAS MODALIDADES DE CONSUMO

4.1 En este capítulo figuran las siguientes áreas de programas:

a) Cuestión de las modalidades insostenibles de producción y de consumo;

b) Elaboración de políticas y estrategias nacionales para fomentar la transformación de las modalidades insostenibles de consumo.

4.2 Como la cuestión del cambio de las modalidades de consumo es de índole muy general, se aborda en diversas partes del Programa 21, sobre todo cuando se trata de la energía, el transporte y los desechos, así como en los capítulos sobre instrumentos económicos y transferencia de tecnología. El presente capítulo debe leerse, asimismo, en conjunción con el capítulo 5 (Dinámica demográfica y sostenibilidad).

ÁREAS DE PROGRAMAS

A. Cuestión de las modalidades insostenibles de producción y consumo

Bases para la acción

4.3 La pobreza y la degradación del medio ambiente están estrechamente interrelacionadas. Si bien la pobreza provoca ciertos tipos de tensión ambiental, las principales causas de que continúe deteriorándose el medio ambiente mundial son las modalidades insostenibles de consumo y producción, particularmente en los países industrializados, que son motivo de grave preocupación y que agravan la pobreza y los desequilibrios.

4.4 Como parte de las medidas que deben adoptarse en el plano internacional para proteger y mejorar el medio ambiente deben tenerse plenamente en cuenta los desequilibrios que existen actualmente en las modalidades mundiales de consumo y producción.

4.5 Debe prestarse particular atención a la demanda de recursos naturales generada por el consumo insostenible, así como al uso eficiente de esos recursos, de manera coherente con el objetivo de reducir al mínimo el agotamiento de esos recursos y reducir la contaminación. Aunque en determinadas partes del mundo el consumo es muy alto, quedan sin satisfacer las necesidades básicas de consumo de una gran parte de la humanidad. Ello se traduce en la demanda excesiva y en estilos de vida insostenibles en los segmentos más ricos, que imponen presiones inmensas en el medio ambiente. Entre tanto, los segmentos más pobres no logran satisfacer sus necesidades de alimentos, salud, vivienda y educación. La transformación de las modalidades de consumo exigir una estrategia de objetivos múltiples centrada en la demanda, la satisfacción de las necesidades básicas de los pobres y la reducción de la dilapidación y del uso de recursos finitos en el proceso de producción.

4.6 Pese a que cada vez se reconoce más la importancia de los problemas del consumo, todavíia no se comprenden plenamente sus efectos. Algunos economistas están poniendo en tela de juicio los conceptos tradicionales del crecimiento económico y destacando que es importante establecer objetivos económicos teniendo plenamente en cuenta el valor de los recursos naturales. Se necesita saber más sobre la función del consumo en relación con el crecimiento económico y la dinámica demográfica a fin de formular políticas internacionales y nacionales coherentes. Objetivos

4.7 Es necesario adoptar medidas para alcanzar los siguientes objetivos generales:

a) Promover modalidades de consumo y producción que reduzcan las tensiones a que se somete el medio ambiente y satisfagan las necesidades básicas de la humanidad;

b) Mejorar la comprensión de la función que desempeña el consumo y la manera de originar modalidades de consumo más sostenibles.

Actividades

a) Actividades relacionadas con la gestión

Adopción de un enfoque internacional para establecer modalidades de consumo sostenibles

4.8 En principio, los países deben guiarse por los siguientes objetivos básicos en sus esfuerzos por tratar la cuestión del consumo y estilos de vida en el contexto del desarrollo y el medio ambiente:

a) Todos los países deben procurar promover modalidades de consumo sostenibles;

b) Los países desarrollados deben ser los primeros en lograr modalidades de consumo sostenibles;

c) Los países en desarrollo deben tratar de establecer en sus procesos de desarrollo modalidades de consumo sostenibles que garanticen la satisfacción de las necesidades básicas de los pobres, evitando las modalidades de consumo insostenibles, sobre todo las de países industrializados que por lo general se consideran particularmente nocivas para el medio ambiente, ineficaces y dispendiosas. Ello requiere el incremento de la asistencia tecnológica y de otra índole de los países industrializados.

4.9 Al supervisar la aplicación del Programa 21 deber darse alta prioridad al examen del progreso alcanzado en el logro de las modalidades de consumo sostenibles.

b) Datos e información

Realización de investigaciones sobre el consumo

4.10 A fin de apoyar esta estrategia general, los gobiernos o los institutos privados de investigación responsables de la formulación de políticas deberían, con la asistencia de las organizaciones regionales e internacionales interesadas en la economía y el medio ambiente, concertar sus esfuerzos para:

a) Ampliar o promover bases de datos sobre la producción y el consumo y desarrollar métodos para analizarlas;

b) Evaluar la relación entre la producción y el consumo, el medio ambiente, la innovación y adaptación tecnológicas, el crecimiento económico y el desarrollo, y los factores demográficos;

c) Examinar el efecto de los cambios actuales en la estructura de las economías industriales modernas que estuvieron dejando de lado el crecimiento económico con alta densidad de materiales;

d) Considerar de qué manera las economias pueden crecer y prosperar al mismo tiempo que reducen el uso de energía y de materiales y la producción de materiales nocivos;

e) Determinar en todo el mundo modalidades equilibradas de consumo que la Tierra pueda soportar a largo plazo. Desarrollo de nuevos conceptos de crecimiento económico sostenible y prosperidad

4.11 También se deben considerar los conceptos actuales de crecimiento económico y la necesidad de crear conceptos nuevos de riqueza y prosperidad que permitan mejorar los niveles de vida mediante el cambio de los estilos de vida, dependan menos de los recursos finitos de la Tierra y estén más en armonía con la capacidad de ésta. Eso debe reflejarse en la elaboración de nuevos sistemas de cuentas nacionales y otros indicadores del desarrollo sostenible.

c) Cooperación y coordinación internacionales

4.12 Si bien existen sistemas internacionales para el éxamen de los factores económicos, demográficos y de desarrollo, es necesario prestar mayor atención a las cuestiones relativas a las modalidades de consumo y producción, los estilos de vida sostenibles y el medio ambiente.

4.13 En la supervisión de la aplicación del Programa 21 habrá que asignar alta prioridad al exámen de la función y las repercusiones de las modalidades de producción y consumo y los estilos de vida no sostenibles y a sus relaciones con el desarrollo sostenible. Financiación y evaluación de los costos

4.14 La secretaria de la Conferencia ha estimado que es improbable que la ejecución de este programa requiera volúmenes considerables de recursos financieros adicionales.

B. Elaboración de políticas y estrategias nacionales para fomentar la transformación de las modalidades de producción y consumo sostenibles

Bases para la acción

4.15 Para lograr los objetivos de calidad ambiental y desarrollo sostenible se requirir eficiencia en la producción y cambios en las modalidades de consumo para dar prioridad al uso óptimo de los recursos y a la reducción del desperdicio al mínimo. En muchos casos, eso requerirá la reorientación de las modalidades existentes de producción y consumo, que las sociedades industriales han desarrollado y son imitadas en la mayor parte del mundo.

4.16 Es posible lograr progresos mediante el fortalecimiento de las tendencias y orientaciones positivas que están surgiendo, como parte de un proceso cuyo objeto es cambiar en forma significativa las modalidades de consumo de la industria, los gobiernos, las familias y las personas.

Objetivos

4.17 En los proximos años, los gobiernos, trabajando en colaboración con las organizaciones que proceda, deberían esforzarse por alcanzar los siguientes objetivos amplios:

a) Promover la eficiencia en los procesos de producción y reducir el consumo antieconómico en el proceso del crecimiento económico, teniendo presentes las necesidades de desarrollo de los países en desarrollo;

b) Desarrollar una estructura nacional de política que aumentará el cambio hacia modalidades de producción y consumo más sostenibles;

c) Fortalecer tanto los valores que promovieran modalidades de producción y consumo sostenibles como las políticas que fomentarán la transferencia a los países en desarrollo de tecnología ecológicamente racional.

Actividades

a) Fomento de una mayor eficiencia en el uso de la energía y de los recursos

4.18 La reducción de la cantidad de energía y materiales que se utilizan por unidad en la producción de bienes y servicios puede contribuir a la vez a aliviar la tensión ambiental y a aumentar la productividad y competitividad económica e industrial. Por lo tanto, los gobiernos, en cooperació con el sector industrial, deberían intensificar los esfuerzos por utilizar la energía y los recursos en forma económicamente eficaz y ecológicamente racional mediante:

a) El fomento de la difusión de las tecnologías ecológicamente racionales ya existentes;

b) La promoción de la investigación y el desarrollo de tecnologías ecológicamente racionales;

c) La asistencia a los países en desarrollo para que usen con eficacia esas tecnologías y desarrollen las tecnologías que mejor se adapten a sus circunstancias concretas;

d) El fomento del uso ecológicamente racional de las fuentes de energía nuevas y renovables;

e) El fomento del uso ecológicamente racional y sostenible de los recursos naturales renovables.

b) Reducción al minimo de la generación de desechos

4.19 Al mismo tiempo, la sociedad necesita desarrollar medios efectivos para tratar los problemas relativos a la eliminación de cantidades cada vez mayores de materiales y productos de desecho. Los gobiernos, junto con el sector industrial, las unidades familiares y el público en general, deben realizar esfuerzos concertados para reducir la generación de desechos y productos de desecho mediante:

a) El fomento del reciclaje a nivel del procesamiento industrial y del consumidor;

b) La reducción del material innecesario de envase y embalaje;

c) El fomento de la introducción de productos más racionales desde el punto de vista ecológico.

c) Asistencia a las personas y las familias para que adopten decisiones de compra ecológicamente racionales

4.20 Un acontecimiento significativo que debe ser alentado es el reciente surgimiento en muchos países de un público consumidor más consciente desde el punto de vista ecológico, sumado a componentes del sector industrial cada vez más interesados en proveer productos de consumo ecológicamente racionales. Los gobiernos y las organizaciones internacionales, conjuntamente con el sector privado, deben desarrollar criterios y métodos para evaluar los efectos sobre el medio ambiente y las necesidades de recursos durante la totalidad de los procesos y todo el ciclo de vida de los productos. Los resultados de esa evaluación deben expresarse en forma de indicadores claros a fin de poder informar a los consumidores y a los encargados de adoptar decisiones.

4.21 Los gobiernos, en colaboración con el sector industrial y otros grupos interesados, deben alentar la difusión del etiquetado con indicaciones ecológicas y otros programas de información sobre productos que tienen relación con el medio ambiente, a fin de que el consumidor pueda hacer una selección fundamentada.

4.22 Los gobiernos también deberían fomentar la aparición de un público consumidor informado y ayudar a las personas y a las unidades familiares a hacer una selección ecológicamente fundamentada mediante:

a) El suministro de información sobre las consecuencias que tienen las opciones y los comportamientos en materia de consumo, a fin de promover la demanda y el uso de productos ecológicamente racionales;

b) La creación de conciencia en los consumidores respecto del efecto que los productos tienen sobre la salud y el medio ambiente, valiéndose de leyes de protección del consumidor y del etiquetado con indicaciones ecológicas;

c) El fomento de programas expresamente orientados al consumidor, como el reciclaje y los sistemas de pago y reembolso de depositos por envases.

d) Liderazgo a través de las compras de los gobiernos

4.23 Los gobiernos desempeñan también un papel en el consumo, especialmente en los países en donde el sector público ocupa un lugar preponderante en la economía y puede tener considerable influencia tanto en las decisiones empresariales como en las opiniones del público. Esos gobiernos deberían por lo tanto revisar la política de compra de sus organismos y departamentos de modo que puedan mejorar cuando sea posible el aspecto ecológico de sus políticas de adquisición, sin prejuicio de los principios del comercio internacional.

e) Promoción de la fijación de precios ecológicamente racionales

4.24 Sin el estímulo de los precios y las indicaciones del mercado que den a conocer claramente al productor y al consumidor el costo ecológico que representa el consumo de energía, materiales y recursos naturales y la generación de desechos, al parecer no ser probable lograr en el futuro próximo cambios significativos en las modalidades de consumo y producción.

4.25 Con la utilización de instrumentos económicos adecuados se ha comenzado a influir en el comportamiento del consumidor. Entre esos instrumentos figuran los gravámenes e impuestos ambientales, los sistemas de pago y reembolso de depósitos, etc. Debería alentarse este proceso teniendo presentes las condiciones propias de cada país.

f) Fortalecimiento de los valores que apoyen el consumo sostenible

4.26 Los gobiernos y las organizaciones del sector privado deberían fomentar la adopción de actitudes más positivas hacia el consumo sostenible mediante la educación, los programas de toma de conciencia del público y otros medios como la publicidad positiva de productos y servicios que utilizaran tecnologías ecológicamente racionales o fomentarán modalidades sostenibles de producción y consumo. Al examinar la aplicación del Programa 21 debería considerarse debidamente la posibilidad de evaluar el progreso logrado en el desarrollo de esas políticas y estrategias nacionales.

Medios de ejecución

4.27 El interés primordial de este programa reside en los cambios de las modalidades no sostenibles de consumo y producción y en los valores que promuevan modalidades de consumo y estilos de vida sostenibles. Se requieren los esfuerzos combinados de los gobiernos, los consumidores y los productores. Debe prestarse especial atención a la importante función que desempeñan las mujeres y los hogares como consumidores y a las repercusiones que puede tener sobre la economía su poder adquisitivo combinado.