entro de Información de las Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana

 

 



Adoptada el 13 de septiembre de 2007 por la Asamblea General, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas establece un marco universal de estándares mínimos para la dignidad, bienestar y derechos de los pueblos indígenas del mundo. La Declaración aborda, entre otras temáticas los derechos individuales y colectivos incluyendo aspectos referentes a la identidad cultural, la educación, el empleo y el idioma.

La Declaración también condena la discriminación contra los pueblos indígenas y promueve su plena y efectiva participación en todos los asuntos que les atañen. De igual manera, la declaración garantiza su derecho a la diferencia y al logro de sus propias prioridades en cuanto al desarrollo económico, social y cultural. La declaración estimula explícitamente las relaciones de cooperación entre los Estados y los Pueblos Indígenas.

Fue adoptada por una mayoría 144 Estados a favor, 4 votos en contra (Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos de América) y 11 abstenciones (Azerbaiyán, Bangladesh, Bután, Burundi, Colombia, Georgia, Kenia, Nigeria, La Federación Rusa, Samoa y Ucrania)

 

Proyecto de traducción y difusión de la
Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

A lo largo de la conmemoración del sexagésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, las Naciones Unidas tienen el compromiso de hacer llegar el concepto de “Dignidad y Justicia para Todas las personas” a los pueblos del mundo entero.


La Declaración Universal fue la primera afirmación global de lo que hoy muchas personas dan por sentado: la dignidad e igualdad inherentes a todo ser humano. Sin embargo, es frecuente que quienes más necesitan protección para ejercer sus derechos humanos sean también quienes más necesitan ser informados de que la Declaración y otros instrumentos de derechos humanos existen, y que deben implementarse precisamente por ellos.


Durante los últimos años, los pueblos indígenas se han convertido en actores fundamentales de la defensa de los derechos humanos. Tanto al interior de los Estados en los que viven como en las instancias de las Naciones Unidas y en otros foros internacionales, han logrado hacer oír sus legítimas demandas, y los testimonios que han aportado desde hace mucho sobre las violaciones históricas a sus derechos humanos han impactado la conciencia de las naciones.


Es por ello que en el marco del Segundo Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo y el Año Internacional de las Lenguas, que son un vector esencial de la identidad de las poblaciones y las personas, así como celebrando la adopción por la Asamblea General el 13 de septiembre de 2007 de la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, se presenta el proyecto de traducción y difusión de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas a realizarse en colaboración por las Naciones Unidas en México,* la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas.


Los derechos humanos deben ser mantenidos, protegidos, defendidos y garantizados; deben ser una realidad viva, que todo el mundo los conozca, los entienda y los ejerza en todas partes.

*En particular el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Centro de Información de Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos