banner
 



sobre la crisis

causas

impactos

cumbre de roma

material

noticias


Impactos Probables

 

La evolución de los mercados observada desde 2006, parece ser el resultado de desequilibrios a corto plazo de algunos mercados de productos básicos que se extendieron a los mercados con los que mantenían vínculos estrechos, además de otros factores que podrían continuar influyendo en los mercados durante periodos más largos. La rápida capacidad de ajuste de los mercados ya ha quedado demostrada con la respuesta de la oferta observada en los mercados del maíz y el azúcar, en los que el aumento de la producción a nivel global motivó la moderación de la subida de los precios en el primero y la reducción de los mismos en el segundo en 2007. De hecho, las primeras indicaciones apuntan a un aumento del 2,6 % en la producción mundial de cereales en 2008, con lo que se alcanzaría el máximo histórico de 2 164 millones de toneladas. Dado que muchos mercados de productos agrícolas continúan mostrándose poco activos pese a las expectativas positivas existentes para algunos de ellos, y dada la improbable reposición a corto plazo de las reservas, parece probable que, durante las próximas campañas, los precios continúen repuntando bruscamente y que se mantenga la volatilidad como resultado de eventos imprevistos. Al contrario de lo sucedido en otros casos de encarecimiento repentino de los productos agrícolas que se han disipado con bastante rapidez, podríamos continuar experimentando precios más altos durante algún tiempo. A este respecto, es importante la posibilidad de que se mantenga la demanda de biocombustibles, lo que dependería de diversos factores, como:

• si el precio del crudo sigue aumentando y se mantienen las políticas de apoyo al sector de los biocombustibles;

• si la velocidad de desarrollo y comercialización de la materia prima de segunda generación (materiales lignocelulosos que no compiten con los productos agrícolas por los recursos del suelo) aumenta lo suficiente como para que sustituya a la materia prima de primera generación.

Otros factores importantes que influirán en el desarrollo a largo plazo son:

• el crecimiento demográfico y de los ingresos, así como la intensificación de la urbanización;

• el impacto del cambio climático sobre el rendimiento agrícola en distintas partes del mundo;

• las limitaciones de los recursos del agua y el suelo;

• la capacidad de aumentar el rendimiento de los productos agrícolas gracias al uso más eficaz de las tecnologías existentes19 y/o la adopción de las nuevas tecnologías disponibles.

 

Impactos probables del encarecimiento de los alimentos:

 

El aumento considerable de los precios de los alimentos y el combustible tiene implicaciones importantes para los países y las personas. Las consecuencias más visibles del impacto económico son el malestar social y los disturbios motivados por el hambre que se han producido recientemente en la mayoría de los continentes, y en especial en las zonas urbanas en las que las personas han resultado más afectadas por el encarecimiento de los alimentos y el aumento de los costos del combustible. A diario se forman largas colas en las tiendas de alimentación subvencionadas y suben los precios de casi todos los artículos de alimentación, y no solo de los alimentos básicos. Varios países importadores participan en lo que se conoce como “compra motivada por el pánico” en un intento de asegurar una oferta suficiente y crear reservas nacionales de los principales cereales. Simultáneamente, los intentos de los principales exportadores por mantener bajo control los precios nacionales de los cereales, y por bloquear o impedir las exportaciones, han exacerbado aún más la rigidez de los mercados mundiales. Son especialmente vulnerables los países menos desarrollados con niveles altos de pobreza e inseguridad alimentaria y grandes grupos de población que dedican el 70-80 % de los ingresos del hogar a la comida.

Mucho menos visibles, aunque no por ello menos importantes, son las difíciles elecciones a las que tienen que enfrentarse las familias, especialmente las más desfavorecidas, debido a su rápidamente decreciente poder adquisitivo. El riesgo que sufren estos grupos de población de padecer mayor inseguridad alimentaria y malnutrición es alto, ya que las familias deben dejar de consumir fuentes proteicas y otros alimentos ricos en nutrientes más caros y dependen de los alimentos con alto nivel energético y costo menor para conservar un nivel mínimo de productividad. Los hogares desfavorecidos se ven obligados a comprometer la atención sanitaria, la educación y otros gastos familiares no alimentarios. Al mismo tiempo, los precios más altos constituyen una oportunidad única de volver a lanzar la inversión agrícola y aumentar la productividad agrícola en los países en desarrollo.

Los gobiernos y los socios de desarrollo de todo el mundo deben aplicar medidas normativas y medidas prácticas urgentes para fomentar los efectos positivos y aliviar los efectos negativos del encarecimiento de los alimentos. La FAO recomienda adoptar de forma inmediata un enfoque de doble componente con el objetivo de i) mitigar el impacto del elevado precio de los alimentos y los combustibles sobre los grupos de población más débiles mediante redes de seguridad y transferencias directas, y simultáneamente ii) implementar políticas y programas destinados a promover el desarrollo rural y agrícola a corto y largo plazo.

arriba

 

Impactos en el ámbito nacional:

 

Las subidas importantes de los precios de los alimentos y biocombustibles suponen una amenaza para la estabilidad y el crecimiento general, especialmente en los países de bajos ingresos e importación neta. El Cuadro 4 enumera 22 países en desarrollo que resultan especialmente vulnerables debido a la combinación de niveles altos de hambre crónica (más de un 30 % de subnutrición), y que al mismo tiempo dependen enormemente de las importaciones de derivados del petróleo (el 100 % en la mayoría de los países) y, en muchos casos, de las importaciones de los principales cereales (arroz, trigo y maíz) para el consumo nacional. Dado el alto grado de riesgo que presentan estos tres factores, algunos países, como Eritrea, Níger, Comoras, Botswana, Haití y Liberia son especialmente vulnerables.

tabla

 

arriba

 

 

 

Impacto sobre el costo total de las importaciones de alimentos:

 

Ya se han producido aumentos importantes del costo mundial de los productos alimentarios importados, y se calcula que el costo total de las importaciones ha ascendido a 812 000 millones de dólares de EE.UU. en 2007 (Cuadro 5), un máximo histórico que supone un 29 % más que el año anterior. Los países en desarrollo en conjunto podrían enfrentarse a un incremento del 33 % en el costo total de importaciones de alimentos agregado, tras la subida del 13 % que se vivió el año anterior. Se han producido aumentos similares en los países menos desarrollados (PMD) y PBIDA. El crecimiento sostenido del gasto en alimentos importados que han experimentado estos dos grupos de países vulnerables es alarmante. Actualmente, su cesta de importaciones de alimentos anual podría costar mucho más del doble de lo que costó en 2000. Dado que los precios de los cereales aumentaron repentinamente todavía más en el segundo semestre de 2007, los resultados son todavía más sorprendentes si la comparación se realiza por campaña comercial. Según esta comparación por campañas, se prevé que el costo total de importación de cereales de los PBIDA aumentará hasta en un 56 % entre 2006/2007 y 2007/2008.


 

Ya se han producido aumentos importantes del costo mundial de los productos alimentarios importados, y se calcula que el costo total de las importaciones ha ascendido a 812 000 millones de dólares de EE.UU. en 2007 (Cuadro 5), un máximo histórico que supone un 29 % más que el año anterior. Los países en desarrollo en conjunto podrían enfrentarse a un incremento del 33 % en el costo total de importaciones de alimentos agregado, tras la subida del 13 % que se vivió el año anterior. Se han producido aumentos similares en los países menos desarrollados (PMD) y PBIDA. El crecimiento sostenido del gasto en alimentos importados que han experimentado estos dos grupos de países vulnerables es alarmante. Actualmente, su cesta de importaciones de alimentos anual podría costar mucho más del doble de lo que costó en 2000. Dado que los precios de los cereales aumentaron repentinamente todavía más en el segundo semestre de 2007, los resultados son todavía más sorprendentes si la comparación se realiza por campaña comercial. Según esta comparación por campañas, se prevé que el costo total de importación de cereales de los PBIDA aumentará hasta en un 56 % entre 2006/2007 y 2007/2008.

 

Para mayor información consulte:"Aumento del precio de los alimentos: hechos, perspectivas, impacto y aciones requeridas"

 

arriba