Congreso Nacional de Jóvenes Mexicanos 2005
sobre la
Cumbre del Milenio +5

Grupo de Trabajo 1: Libertad de la Pobreza

En los últimos 25 años se ha contemplado la reducción más espectacular de la pobreza extrema que jamás haya experimentado el mundo. Sin embargo, docenas de países se han empobrecido. Más de 1.000 millones de personas todavía viven con menos de 1 dólar al día. Todos los años 3 millones de personas mueren a causa del VIH/SIDA y 11 millones de niños mueren antes de cumplir los 5 años.
Las esferas prioritarias para la acción en 2005 son las siguientes:

  • Estrategias nacionales: Cada país en desarrollo víctima de una pobreza extrema debería adoptar y empezar a ejecutar para el año 2006 una estrategia nacional de desarrollo lo bastante atrevida para alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio para el año 2015. Toda estrategia debe tener en cuenta los siete grupos temáticos amplios de las inversiones y políticas públicas, a saber: la igualdad entre los géneros, el medio ambiente, el desarrollo rural, el desarrollo urbano, los sistemas de salud, la educación, y la ciencia, la tecnología y la innovación.
  • Financiación para el desarrollo: La asistencia para el desarrollo en todo el mundo debería duplicarse, o más, durante los próximos años. Ello no requiere nuevas promesas de los países donantes, sino el cumplimiento de las promesas que ya se han hecho. Todos los países desarrollados que todavía no lo hayan hecho deberían establecer plazos para alcanzar el objetivo del 0,7% del ingreso nacional bruto para la asistencia oficial para el desarrollo a más tardar en 2015, y comenzar a hacer aumentos apreciables a más tardar en 2006, con la cifra del 0,5% como meta para 2009. Para aportar un adelanto inmediato de este volumen aumentado se establecería un mecanismo internacional de financiación, y a más largo plazo habría que considerar otras fuentes innovadoras de financiación. El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria debe estar bien financiado, y es necesario proporcionar recursos para la ampliación de una estrategia amplia de prevención y tratamiento para luchar contra el VIH/SIDA. Estas medidas deben complementarse con una acción inmediata de apoyo a una serie de "triunfos rápidos", es decir, iniciativas relativamente poco costosas de efectos bien visibles con posibilidad de generar grandes ganancias a corto plazo y de salvar millones de vidas, como la distribución gratuita de mosquiteros antipalúdicos.
  • Comercio: La Ronda de Doha de negociaciones comerciales multilaterales debería cumplir su promesa de desarrollo y terminar en 2006 a más tardar. Como primer paso, los Estados Miembros deberían proporcionar acceso a los mercados libre de derechos y de contingentes a todas las exportaciones de los países menos adelantados.
  • Alivio de la deuda: Habría que redefinir la sostenibilidad de la deuda como el nivel de la deuda que permite a un país lograr los objetivos de desarrollo del Milenio y llegar a 2015 sin que aumente la relación de endeudamiento.

Para mayor información te ofrecemos los siguientes vínculos:
Pobreza
Comercio y Desarrollo
Vinculos Adicionales


Grupo de Trabajo 2: Libertad del Miedo

Hoy en día la seguridad colectiva depende de que se acepte que las amenazas que cada región del mundo considera más urgentes tienen de hecho la misma urgencia para todos. Estas no son cuestiones teóricas, sino de vital urgencia.

Las Naciones Unidas deben transformarse en un instrumento eficaz de prevención de conflictos, que es la función para la que fueron concebidas, adoptando medidas acerca de varias prioridades políticas e institucionales fundamentales:

  • Prevención del terrorismo catastrófico: Los Estados deberían adoptar una estrategia general contra el terrorismo basada en cinco puntos fundamentales: convencer a la gente para que no recurra al terrorismo ni lo apoye; negar a los terroristas el acceso a fondos y materiales; convencer a los Estados para que no patrocinen el terrorismo; desarrollar la capacidad de los Estados para derrotar al terrorismo; y defender los derechos humanos. Deberían concertar un convenio general sobre el terrorismo, acordando una definición clara de este fenómeno. También deberían ultimar, sin demora, el convenio internacional para la represión de los actos de terrorismo nuclear.
  • Armas nucleares, químicas y biológicas: Es esencial lograr progresos tanto en el desarme como en la no proliferación. En cuanto al desarme, los Estados poseedores de armas nucleares deberían reducir aún más sus arsenales de armas nucleares no estratégicas e intentar concertar acuerdos de control de armamentos que entrañen no sólo medidas de desmantelamiento sino la irreversibilidad de esas medidas, reafirmar también su compromiso de respetar las garantías negativas de seguridad, y mantener la moratoria de los ensayos nucleares. En cuanto a la no proliferación, debe reforzarse la facultad de verificación del Organismo Internacional de Energía Atómica mediante la adopción universal del Modelo de Protocolo Adicional, y los Estados deberían comprometerse a ultimar, firmar y aplicar un tratado que prohíba la producción de material fisionable.
  • Reducir el riesgo y la prevalencia de la guerra: Actualmente, la mitad de los países que salen de un conflicto armado vuelven a caer en la violencia en un plazo de menos de cinco años. Los Estados Miembros deberían establecer una Comisión de Consolidación de la Paz, de carácter intergubernamental, así como una Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz, dentro de la Secretaría de las Naciones Unidas, de manera que el sistema de las Naciones Unidas pueda afrontar mejor el desafío de ayudar a los países a completar con éxito la transición de la guerra a la paz. También deberían adoptar medidas para reforzar la capacidad colectiva de utilizar los instrumentos de la mediación, las sanciones y el mantenimiento de la paz (incluida una política de no tolerar en absoluto la explotación sexual de menores y otras personas vulnerables por miembros de los contingentes de mantenimiento de la paz, similar a la política adoptada por el Secretario General).
  • Uso de la fuerza: El Consejo de Seguridad debería aprobar una resolución en que expusiera los principios que han de aplicarse en las decisiones relativas al uso de la fuerza y expresara su intención de regirse por ellos al decidir una autorización o un mandato para hacer uso de la fuerza.

Información mas detallada, puede ser consultada en los siguientes vínculos:
Paz y Seguridad Internacional
Terrorismo

Grupo de Trabajo 3: Libertad para vivir en Dignidad

En la Declaración del Milenio, los Estados Miembros afirmaron que no escatimarían esfuerzo alguno por promover la democracia y fortalecer el imperio del derecho y el respeto de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales internacionalmente reconocidos. De hecho, a lo largo de los seis últimos decenios, se ha llevado adelante un admirable marco normativo basado en tratados.

Es necesario adoptar medidas en los siguientes ámbitos prioritarios:

  • Estado de derecho: La comunidad internacional debe asumir la "responsabilidad de proteger", como base de la acción colectiva contra el genocidio, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Todos los tratados relativos a la protección de los civiles deben ser ratificados y aplicados. Deben adoptarse medidas para reforzar la cooperación con la Corte Penal Internacional y los demás tribunales internacionales o mixtos sobre crímenes de guerra, y para fortalecer la Corte Internacional de Justicia. El Secretario General también se propone fortalecer la capacidad de la Secretaría para prestar asistencia a las iniciativas nacionales para restablecer el Estado de derecho en sociedades que atraviesen o hayan atravesado por un conflicto.
  • Derechos humanos: La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos debe ser reforzada con más recursos y personal y debe desempeñar un papel más activo en las deliberaciones del Consejo de Seguridad y de la propuesta Comisión de Consolidación de la Paz. Los órganos creados en virtud de tratados de derechos humanos del sistema de las Naciones Unidas también deben hacerse más eficaces y receptivos.
  • Democracia: Debe crearse un Fondo para la Democracia en las Naciones Unidas con objeto de prestar asistencia a los países que intenten establecer o fortalecer su democracia.

Para profundizar en tu investigación, puedes consultar la siguientes secciones:
Derechos Humanos
Corte Penal Internacional

Grupo de Trabajo 4: Renovación de las Naciones Unidas

Aunque los propósitos deben ser firmes y constantes, la práctica y la organización deben progresar al ritmo de los tiempos. Para poder representar un instrumento útil que sirva a sus Estados Miembros y a los pueblos del mundo para responder a los desafíos descritos en tres partes anteriores, las Naciones Unidas deben adaptarse plenamente a las necesidades y las circunstancias del siglo XXI.

Todavía es necesario hacer muchos más cambios, tanto en la parte ejecutiva -la Secretaría y el sistema de las Naciones Unidas en su sentido más amplio- como en los órganos intergubernamentales de las Naciones Unidas:

  • Asamblea General: La Asamblea General debe adoptar medidas decididas para racionalizar su labor y agilizar el proceso de deliberación. Debe dirigir su atención a las principales cuestiones sustantivas del momento, y establecer mecanismos para comprometerse plena y sistemáticamente con la sociedad civil.
  • Consejo de Seguridad: El Consejo de Seguridad debe ser ampliamente representativo de las realidades del poder en el mundo actual. El Secretario General apoya los principios de reforma enunciados en el informe del Grupo de alto nivel, e insta a los Estados Miembros a que estudien las dos posibilidades, modelos A y B, que se presentaron en ese informe, o todas las demás propuestas viables en lo que respecta al número de miembros y el equilibrio que se hayan formulado sobre la base de uno u otro modelo. Los Estados Miembros deberían acordar la adopción de una decisión sobre esta importante cuestión antes de la celebración de la cumbre de septiembre de 2005.
  • Consejo Económico y Social: El Consejo Económico y Social debe ser reformado para que pueda evaluar eficazmente los logros conseguidos en los planes de desarrollo de las Naciones Unidas, servir de foro de alto nivel sobre la cooperación para el desarrollo y proporcionar orientación para las actividades de los distintos órganos intergubernamentales que intervienen en las esferas económica y social en todo el sistema de las Naciones Unidas.
  • Consejo de Derechos Humanos propuesto: La Comisión de Derechos Humanos sufre una disminución de su credibilidad y su profesionalidad, por lo que necesita una importante reforma. Debe ser sustituida por un Consejo de Derechos Humanos permanente con una composición más reducida, como órgano principal de las Naciones Unidas o subsidiario de la Asamblea General, cuyos miembros serían elegidos directamente por la Asamblea General por el voto de una mayoría de dos tercios de los miembros presentes y votantes.
  • La Secretaría: El Secretario General adoptará medidas para adecuar la estructura de la Secretaría a las prioridades expuestas en el informe y creará un mecanismo decisorio en forma de gabinete. Pide a los Estados Miembros que le confieran la autoridad y los recursos necesarios para ofrecer al personal una gratificación por retiro voluntario a título excepcional, a fin de renovar y reasignar al personal para atender las necesidades actuales, cooperar en un examen exhaustivo de las normas relativas al presupuesto y los recursos humanos y encargar la realización de un examen exhaustivo de la Oficina de Servicios de Supervisión Interna con miras a fortalecer su independencia y su autoridad

Para mayores informes, puedes consultar este vínculo:
Reforma de Naciones Unidas

Finalmente, el CINU te ofrece una extensa coleción de Temas de Interés que podrán enriquecer tu investigación. Para consultarlos solamente has click aquí.