webcast

"Cualquier uso de las armas nucleares, ya sea por accidente o por voluntad, pronostica la pérdida de vidas y la dislocación económica a una escala catastrófica. Detener la priliferación de dichas armas y su potencial de uso por actores Estatales y no Estatales, debe proseguir como una urgente prioridad para la seguridad colectiva." -Informe del Panel de Alto Nivel sobre Amenazas, Desafios y Cambios del Secretario General de la ONU.

Antecedentes

La Conferencia de Revisión de las Partes del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares 2005 se reunirá en la Sede de Naciones Unidas en Nueva York, del 2 al 27 de mayo de 2005. El Presidente electo para la Conferencia es el Sr. Sérgio de Queiroz Duarte, Embajador especial de Brasil.

El Tratado, particularmente el Artículo VIII, párrafo 3, vislumbra una revisión de la aplicación del Tratado cada cinco años. Dicha provisión fué reafirmada por los Estados Miembros en la Conferencia de Revisión y Extensión de 1995 y en la Conferencia de Revisión del 2000.

En la Conferencia de Revisión del 2005, los Estados Miembros analizarán la implementación de las provisiones del Tratado desde el año 2000.

El Tratado de No Proliferación (TNP) es un documento internacional histórico, cuyo objetivo es el prevenir la diseminación de armas nucleares y su tecnología armanentista, el promover la cooperación en el uso pacifico de la energia nuclear y el promover el objetivo de lograr el desarme nuclear así como el desarme completo y total. El TNP es el único compromiso que obliga a los Estados con armas nucleares, a lograr el objetivo del desarme.

Abierto para adhesión en el año de 1968, el Tratado entró en función en el año de 1970. Desde su entrada en vigor, el TNP ha sido la piedra angular para el régimen global de no proliferación nuclear. La adherencia al Tratado por parte de 188 Estados, incluyendo a los cinco Estados con armas nucleares, posiciona al Tratado como el acuerdo multilateral sobre desarme, con más alcance en el mundo.

Historia del Tratado

Desde el inicio de la era nuclear, y el uso de armas nucleares en Hiroshima y Nagasaki en 1945, se ha hecho notable que el desarrollo de la capacidad nuclear de los Estados los habilita a desviar tecnología y materialse para propósitos armamentistas. El problema de prevenir estas desviaciones se volvió un tópico central en las discusiones del uso pacífico de energía nuclear. En 1946, comienzan los esfuerzos iniciales para crear un sistema internacional que habilitara a todos los Estados a tener acceso a tecnología nuclear bajo las medidas de prevención apropiadas, estos esfuerzos culminaron en 1949 sin alcanzar su objetivo, debido a las serias diferencias políticas entre las grandes Potencias. Desde ese momento, los Estados Unidos y la Unión Soviética, comenzaron a probar armas nucleares y a construir sus arcenales.

En Diciembre de 1953, el Presidente de los Estados Unidos Dwight D. Eisenhower en su propuesta “ Átomos para la Paz”, presentada en la octava sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, urgía a que se estableciera una organización internacional para diseminar la tecnología internacional, mientras velara por el no desarrollo de capacidades armamentistas en países adicionales. Su propuesta resultó en el establecimiento en 1957 de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), que tiene la responsabilidad dual de control y promoción de la tecnología nuclear. Las actividades de asistencia técnica de la AIEA comenzaron en 1958. Un sistema interno de salvaguarda para los reactores nucleares pequeños, fue instaurado en 1961 y reemplazado en 1964 por un sistema que cubría instalaciones más largas y, a partir de los siguientes años, se expandió para incluir facilidades nucleares adicionales (INFCIRC/66 y revisiones). En los años recientes, los esfuerzos para reforzar la efectividad y para mejorar la eficiencia del sistema de seguridad de la AIEA culminaron en la aprobación del Protocolo del Modelo adicional (INFCIRC/540) por el Consejo de Directores de la AIEA en Mayo de 1997.

Dentro del marco de las Naciones Unidas, el principio de la no proliferación nuclear se ha abordado en negociaciones desde 1957 y logró una proyeccion significativa a principios de la década de 1960. La estructura del Tratado para mantener la no proliferación como una norma de comportamiento interncional, se volvió más clara a mediados de los 60s. Para 1968 se alcanzó un acuerdo final para un Tratado que pevenía la proliferación de armas nucleares, habilitaba la cooperación para el uso pacífico de energía nuclear y para la meta próxima de alcanzar el desarme nuclear. El tratado preveía, en el artículo X, la realización de una conferencia a celebrarse 25 años depués de su entrada en vigor, con el fin de decidir si el tratado debía continuar aplicándose indefinidamente, o se debería de extender a un periodo o periodos fijos adicionales.

De acuerdo con la Conferencia de Revisión y extensión TNP en mayo de 1995, los Estados parte del Tratado, acordaron, sin voto, la indefinición de la extensión del Tratado y decidieron que las conferencias de revisión deberían continuar llevandose a cabo cada 5 años.